Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba el nuevo Estatuto de la Biblioteca Nacional que impulsará la búsqueda de patrocinios

El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte, ha aprobado este viernes, 9 de diciembre, mediante Real Decreto el nuevo Estatuto de la Biblioteca Nacional de España (BNE), derivado de la Ley Reguladora que se aprobó en 2015.
El nuevo Estatuto de la Biblioteca supone un impulso para la mejora de la gestión interna, los servicios a los usuarios (tanto presenciales como digitales), así como la actividad cultural ya que "agilizará la capacidad de actuación" de la institución, según ha destacado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el portavoz del Ejecutivo y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo.
El Ministerio de Cultura detalla que permitirá además el desarrollo de proyectos de investigación, la búsqueda de patrocinios y el emprendimiento de nuevos proyectos a través de la colaboración público-privada.
Con el objetivo de adaptarse a las tecnologías de la información y a la demanda social, el nuevo Estatuto modifica la estructura básica de la institución y se crean dos nuevas divisiones específicas dedicadas a procesos y servicios digitales y a la actividad cultural.
El Estatuto incorpora a sus órganos rectores al Real Patronato por lo que los órganos rectores de la BNE pasan a ser la Presidencia (titular del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), el Real Patronato y la Dirección de la BNE.
COMPOSICIÓN Y COMPETENCIAS
El Real Patronato está compuesto por el Pleno y por la Comisión Permanente como órganos colegiados de gestión. Entre las competencias del Pleno están el impulso de las iniciativas de mejora y proyectos de colaboración e innovación, proponer el Plan Estratégico Plurianual, el Plan Anual de Objetivos o la participación en sociedades, fundaciones u otras entidades sin ánimo de lucro.
En cuanto a las competencias de la Comisión Permanente están la aprobación de donativos de patrimonio bibliográfico y documental, salida de obras para préstamos externos, precios públicos, proyectos de investigación, futuros desarrollos normativos o el impulso de proyectos de colaboración tanto en el ámbito nacional como en el internacional.
Por otro lado, con el fin de dar apoyo a la investigación se crea un Comité Científico que asesorará a la BNE en la participación de programas y proyectos de investigación, tanto nacionales como internacionales. Estos proyectos estarán destinados tanto a proporcionar un mejor y mayor conocimiento sobre sus colecciones como a la innovación tecnológica.
Los miembros del Comité serán natos y designados. Los designados serán elegidos por la Comisión Permanente del Patronato entre personas pertenecientes a universidades y centros de investigación, nacionales o internacionales, atendiendo a criterios de competencia profesional y experiencia en relación a los fines y objetivos de la BNE.
Asimismo, el Real Patronato de la BNE realizará una labor activa de captación de recursos, especialmente los derivados de las aportaciones a título gratuito de entidades privadas y de particulares y de los ingresos recibidos como consecuencia del alquiler de espacios.
"ADAPTARSE AL ENTORNO"
Tanto la directora general de la BNE, Ana Santos Aramburo, como el presidente del Real Patronato de la BNE, Luis Alberto de Cuenca, han acogido con satisfacción la aprobación del Estatuto ya que, como han destacado, se trata de "un paso importante" para afianzar el valor de la institución que, de este modo, se adapta al entorno.
"Resultaba necesario desarrollar el mandato contenido en su ley reguladora y que se constituyese el Real Patronato, como órgano colegiado de gestión, que debe marcar la política a seguir por una institución, que, necesariamente, debe adaptarse a un entorno marcado por la tecnología y la demanda de la sociedad. Asímismo esta nueva regulación abre la puerta para incrementar y gestionar ingresos propios y participar en sociedades y fundaciones", ha destacado Santos Aramburo.
La directora ha añadido que "son muchos los retos que debe afrontar la BNE: mejorar la gestión interna, racionalizar los procesos, prestar más y mejores servicios, favorecer la generación de conocimiento y abrir sus puertas a nuevos públicos para que, de esta manera, se pueda devolver a la sociedad el valor del inmenso legado que custodia" por lo que se ha mostrado confiada en que el Estatuto "ayude a alcanzar todo estos objetivos".
Por su parte, Luis Alberto de Cuenca ha asegurado que "la aprobación del reglamento de su nuevo Estatuto supone una gran mejora futura para el funcionamiento de nuestra Biblioteca de referencia", al tiempo que ha expresado su satisfacción al respecto "pues con la aprobación del reglamento se llega al final de un proceso que conducirá, sin duda, a unos niveles de eficiencia y probidad en la gestión de la Biblioteca Nacional que no se conocían anteriormente".
"Esa es nuestra esperanza y podríamos decir también que esa es, también, nuestra certidumbre", ha apostillado el presidente del Real Patronato de la BNE.