Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

George Lucas, el padre de Star Wars, cumple 70 años

George LucasReuters

Quería ser piloto de carreras, pero finalmente el cine pudo a la velocidad, para fortuna de los millones de fans que la saga de La guerra de las galaxias, su gran éxito. Ahora, prácticamente retirado, anda estos días enfrascado en encontrar el mejor enclave posible para su ansiado museo que espera sea "un homenaje a la cultura fantástica".

"Pasar de ser un cineasta muerto de hambre a tener un éxito increíble en solo un par de años es una experiencia muy poderosa, y no necesariamente buena". Con esta frase resumía George Lucas su sentir tras el bombazo que supuso el estreno de Star Wars en 1977.
Antes, varios cortos y dos títulos: la película de ciencia ficción THX 1138 (1971), una distopía futurista que dio nombre a un sistema de sonido cinematográfico convertida ahora en cinta de culto; y American Graffiti (1973) una comedia adolescente que le dio un nombre en Hollywood con la que logró un Globo de Oro y cinco nominaciones a los Oscar.
Pero luego llegaron Han Solo, Leia, Luke Skywalker y, sobre todo, Darth Vader... y ya nada volvió a ser igual. Después de delegar la dirección de las otras dos entregas de la primera trilogía, no volvió a ponerse tras las cámaras hasta pasados más de 20 años.
La resurrección de la saga
Lo hizo, cómo no, para resucitar La guerra de las galaxias con el Episodio I: La amenaza fantasma (1999). Y le llovieron las críticas. Con el -reconozcámoslo- insoportable Jar Jar Binks como chivo expiatorio, la precuela fue acusada de superficial y de contener un excesivo tono infantil.
Pero esta vez, puede que espoleado por las críticas, Lucas no delegó y volvió a la carga en 2002 con el Episodio II: El ataque de los clones y en 2005 con el Episodio III: La venganza de los Sith. Esta última, más oscura y con un final épico, fue la digna culminación a la nueva trilogía que además enjugaba el mal sabor de boca que habían dejado las otras dos entregas.
Y entre trilogía y trilogía, otra exitosa saga como Indiana Jones, argumentos de películas inolvidables como Willow, varias producciones rentables y un premio honorífico de la Academia de Hollywood, que no le premió en ninguna de sus cinco nominaciones, como reconocimiento a su trayectoria.
El propio Lucas ha subrayado que la magia de títulos como Star Wars o Indiana Jones es que son películas que, aunque el público "las haya visto mil veces" nunca se cansa de ellas. "Si están en la televisión y las pillo ya empezadas no puedo apagarla, aunque las he visto un millón de veces", senenció.
La venta a Disney
En octubre de 2012 Disney compró Lucasfilm por más de 4.000 millones de euros y su mastondóntica criatura -un gigante que ha recaudado más de 4.211 millones de dólares en taquilla y una cifra incontable en merchandising y otros conceptos- dejó de estar bajo su control.
"Ahora es el momento de dejarla en manos de una nueva generación de directores. Siempre he creído que podía vivir más allá de mí, y pensé que era importante hacer la transición mientras yo estuviera vivo", afirmó entonces.
Ahora es J.J. Abrams quien, junto con la presidenta de Lucasfilm Kathleen Kennedy y Lawrence Kasdan, guionista de la trilogía original, dirigen los designios de la saga. El Episodio VII, que ya se rueda en Londres y Abu Dhabi, retomará la historia de la franquicia 30 años después de El retorno del Jedi.
La película, todavía sin título, se estrenará el 18 de diciembre de 2015 y aunque Lucas aparecerá en los títulos de crédito como autor de los personajes y consultor creativo nadie olvidará que "Él es su padre".