Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ricard Ruiz Garzón y Francisco Díaz Valladares, XXV Premios Edebé de Literatura Infantil y Juvenil

Los escritores Ricard Ruiz Garzón y Francisco Díaz Valladares han ganado este miércoles el XXV Premio Edebé de Literatura Infantil y Juvenil, dotados con 25.000 y 30.0000 euros, respectivamente, y cuyas obras se publicarán en marzo, ha anunciado este miércoles la directora de publicaciones, Reina Duarte.
El barcelonés Ruiz Garzón ha ganado con la novela 'La Inmortal' sobre una niña competitiva y tenaz que se convierte en toda una estratega de ajedrez y de la vida; el respeto, la paciencia y saber ganar le dan a la niña la inspiración y las ganas para luchar contra el trabajo injusto que recibe su rival y amigo, un misterioso maestro iraní de ajedrez.
Ruiz Garzón, que tuvo como primer premio de su vida un galardón de ajedrez, ha asegurado que este reconocimiento ha sido muy importante para él como lector, y ha explicado que a él el ajedrez siempre le ha fascinado, pese a que no es una novela sobre éste o sobre la inmigración --los grandes temas--, sino que "tiene una reflexión sobre lo que es ganar, perder y jugar".
"Hay algunos niños grandes egoístas, algunos llegan a presidir los Estados Unidos, y que entienden muy poco de sacrificio", ha explicado el escritor, que ha incidido en la importancia de ayudar a los demás, y sobre la división de las personas en función de lo que se tiene.
A su juicio, es importante saber fracasar cuantas veces sea necesario, y ha citado la teoría del fallecido filósofo Zygmunt Bauman sobre las dos opciones de la humanidad entre la cooperación solidaria o la extinción colectiva: "Yo tengo claro cuál. La novela tiene una cierta relación con eso".
Para el autor, la crisis de los refugiados sitúa a Europa ante un punto ciego de nuestra época en el que las futuras generaciones se plantearán qué hemos hecho, y en su opinión el ajedrez es una metáfora de todo ello, en la que Suiza --donde se ambienta la novela-- tiene mucho que ver, aparte del gran ajedrez que posee Ginebra: "Me sirve para hablar de qué hacemos con el juego, y también del éxito y el fracaso".
Además, ha defendido que la protagonista sea una mujer --de 12 años-- y ha reivindicado que los hombres deben implicarse en las reivindicaciones feministas actuales, y no apartarse de ellas solo por el hecho de "ser los beneficiados".
ÁFRICA DEL SIGLO XXI
El sevillano Díaz Valladares ha sido reconocido por su novela de aventuras 'Tras la sombra del brujo' ambientada en los exóticos paisajes de África en pleno siglo XXI, y aunque su piel es blanca, Julen --de padre americano-- ha nacido en el continente africano y nunca se ha sentido un extraño allí, pero en su viaje de regreso descubre que no hay mayor héroe que su abuelo, un intrépido antropólogo, así como la belleza de una joven Masai.
Valladares ha explicado que se plantea cómo es posible competir con la tecnología para llamar la atención de los jóvenes, y ha explicado que la novela empezó con la película 'Los demonios de la noche', con la que hizo un 'click' perdiendo el control de todo lo que sucedía en sus páginas.
Su protagonista regresa a África y se enamora de una Masai, y "se encuentra con problemas enormes"; un escenario que sirve al autor para tratar la realidad social y política de la zona, con conflictos entre utus y tutsis.
"Es una novela revestida de mucho amor, no solo entre los personajes, sino también con el abuelo", ha explicado el escritor, que tuvo que separarse de sus padres con un año y medio para irse a convivir con su abuelo, criándose entre algodones.
De entonces recuerda que "no existía el mundo", ni la información, ni los medios de comunicación plurales, y que descubrió el mundo cuando le pusieron delante un mapa mundi, siendo uno de sus primeros viajes el que hizo a Barcelona.