Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Los juegos del hambre' continuarán sin Seymour Hoffman

Phillip Seymour Hoffmancuatro.com

La muerte del actor Philip Seymour Hoffman por una sobredosis accidental en febrero no ha frenado la producción de la próxima entrega de 'Los juegos del hambre', según ha dicho su director.

El director Francis Lawrence y las estrellas de la exitosa franquicia, incluida la oscarizada Jennifer Lawrence, hablaron con Reuters en el Festival de Cannes.
La repentina muerte de Seymour Hoffman en Nueva York se produjo mientras aún se estaba rodando la próxima película de la saga 'Mockingjay Part 1'.
Él interpretaba uno de los papeles protagonistas como Plutarch Heavensbee, el director de los juegos del hambre que controlaba la lucha anual hasta la muerte entre jóvenes televisada en la nación post apocalíptica de Panem.
En vez de elegir a otro actor, el director Francis Lawrence prefirió rescribir el guión para evitar la pérdida de su personaje.
Seymour Hoffman -que ganó el Oscar a mejor actor en 2005 por su papel de Truman Capote en 'Capote'- había rodado la mayor parte de su papel antes de su muerte, dijo Lawrence.
"Estaba programado que rodara durante 50 días y había hecho 42 ó 43", dijo Lawrence. "Solo le faltaban unos 8 días, pero lo importante de su interpretación ya estaba acabado".
"Había un par de escenas que eran bastante importantes que acabamos dando a otros actores y, aunque no hay ningún reemplazo para Phil, la historia todavía funciona", añadió.
Las películas de alto presupuesto que no compiten en el prestigioso festival, como "Los juegos del hambre", a menudo acuden a Cannes con sus estrellas para conseguir mayor publicidad.
Las dos películas anteriores de 'Los juegos del hambre' recaudaron más de 400 millones de dólares en todo el mundo en sus estrenos en cines. Los libros de Suzanne Collins en los que se basan las películas han vendido más de 65 millones de copias sólo en Estados Unidos.