Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiona Ferrer, triste por el fallecimiento de su madre tras plantarle cara contra el cáncer

Fiona Ferrer que acaba de perder a su madre Mieta Leoni tras su batalla contra el cáncer. Las dos estuvieron muy unidas y tuvieron un vínculo de lo más especial.
De hecho Fiona le donaba su médula: "Encontrar un donante no es fácil y, por este motivo, desde aquí quiero animar a todo el mundo a hacerse donante, pero no solo de médula, sino también de sangre. En España somos tremendamente generosos, pero aún debemos de serlo más. Nunca es suficiente. Tenemos que derrotar el miedo, puesto que no hay necesidad de tenerlo. Yo he sido donante, estoy llena de energía, sigo con mi vida igual o mejor que antes y nada ha cambiado", explicaba Fiona cada vez que hablabas con ella.
Ambas se embarcaron en ayudar en todo lo que pudieron a otros que padecían la misma situación. Incluos Fiona Ferrer fue la encargada de organizar la cena benéfica de la Fundación Juegaterapia que tuvo lugar en el Hotel Santo Mauro de la capital madrileña el pasado mes de junio en el que se presentaba el nuevo jardín del hospital Gregorio Marañón. Como no pudo ser de otra forma Fiona contó con el apoyo y la compañía de su madre, Mieta, donde se la veía my recuperada tras el trasplante de médula.
Sin duda tanto Fiona Ferrer como su madre se han prestado durante todo este tiempo a distintos actos benéficos para conseguir ayudar más y explicaba que: "Sí hay mucha gente solidaria, pero sobretodo gente que paga, que ayuda muchísimo", viniendo evidenciar que todos los esfuerzos son sumamente necesarios para ayudar a la investigación y en otros terrenos de esta delicada enfermedad.
Mieta mostraba que se estaba perfectamente tras la operación aunque no era la primera vez que veíamos a madre e hija más unidas que de costumbre. Llena de vida Mieta Leoni nos comentaba lo feliz que encontraba: "Yo divina, en cinco días harán siete meses del trasplante. Estoy viva por Fiona, nos lo han confirmado hoy que ha ido bien la medula". Meses después Mieta nos deja pero con la idea de haber luchado y haber contribuido en la investigación y en sensibilizar más a otras personas.