Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Festival Internacional de Folk de Getxo reúne a 27.000 personas durante sus cuatro jornadas

El Festival Internacional de Folk de Getxo cerró este pasado domingo su trigésimo segunda edición con la concierto de presentación del último proyecto de Xabi Aburruzaga, "Keltik". La actuación puso el broche de oro al evento, que durante cuatro jornadas ha acogido trece actuaciones y ha reunido a 27.000 personas.
Según ha informado la organización, entre las actuaciones destacaron las del artista de Tiken Jah Fakoly, la sesión doble a cargo de la banda local The Old Timey String Band y el grupo irlandés Lúnasa, así como el concierto de Kepa Junkera y Sorginak. El Festival ha transcurrido con normalidad y sin incidentes, y ha estado marcado por la diversidad de músicas y por la "buena acogida" del público en conciertos y actividades.
La carpa de la plaza Estación de Las Arenas acogió las actuaciones de pago, cuyo cartel abría el pasado jueves Kepa Junkera, acompañado por el grupo femenino percusiones y voces Sorgiñak, sin olvidar a un amplio elenco de invitados, como Ibon Koteron, Pedro Lamas, pandereteras de Cantabria, Asturias y Galicia, que durante cerca de dos horas y media acercaron al público melodías y bailes muy diversos, en concierto intenso y muy ovacionado por el público.
El viernes, el festival acogía por primera vez una actuación doble en el escenario principal. Abrió la noche la banda local The Old Timey String Band con ritmos de folk norteamericano y bluegrass, entre otros y, a continuación, subió al escenario la veterana banda irlandesa Lúnasa y sus sonidos celtas.
El reggae fue el protagonista de la tercera jornada, cuya propuesta encabezaba el artista marfileño Tiken Jah Fakoly, una de las figuras más destacadas de este tipo de música. El artista africano congregó a un buen número de aficionados para bailar los temas de su último trabajo, en el que ha versioneado algunos de los clásicos del reggae que más han influido en su música.
Por último, Xabi Aburruzaga clausuró este pasado domingo el festival con la presentación del disco "Keltik", acompañado también por numerosos artistas invitados, con los que acercó al público sus nuevas canciones, en las que aúna ritmos de trikitixa y sonidos celtas.
En los conciertos de la tarde, el parking anexo al escenario principal reunió un programa marcado por los ritmos sureños. Allí se dieron cita el grupo Entre Orillas y su fusión de flamenco y música cubana, la voz cálida de la cantante caboverdiana Elida Almeida y los sonidos atlánticos de los canarios del grupo canario Mestisay y Olga Cerpa. En el mismo escenario el público también tuvo la oportunidad de disfrutar del nuevo folk gallego del gaiteiro Anxo Lorenzo.
Las actuaciones de la Terraza del Mundo cerraron la programación diaria el viernes y sábado de la mano, respectivamente, de Marinah, vocalista del popular grupo Ojos de Brujo, y de Ogun Afrobeat, la primera banda de cultura yoruba surgida en España.
Para redondear la programación musical, la Escuela de Música ha acogido durante tres jornadas "Ritmos y leyendas del mundo", una iniciativa de carácter didáctico y participativo, y "Ane eta Irrien Piratak", un espectáculo dirigido a toda la familia. Además, las calles de Getxo fueron el escenario de los desfiles de varias bandas que, el sábado 3, protagonizaron un concurrido desfile desde la plaza del Puente Bizkaia.
OTRAS ACTIVIDADES
Como es habitual, además de los conciertos, el Folk Getxo BBK ha acogido diversas actividades, como el Espacio Solidario, donde varias ONGs y colectivos han dado a conocer su labor y sus proyectos, además de incluir un espacio de venta de productos de comercio justo.
Tampoco ha faltado a la cita con el festival el mercado de Artesanías del Mundo, que ha acercado a los visitantes artículos artesanales de diversos países; el World Café, una actividad enmarcada en la campaña Antirumores de la Unidad de Inmigración e Interculturalidad municipal, y la Terraza del Mundo, donde se podían degustar platos de Bolivia, Filipinas, Argentina, Senegal, Marruecos y México, entre otros países.