Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El Juli': Rosario Domenecq, su mujer, el mejor apoyo tras su aparatosa cogida

El Juli ha su llegada a la Clínica Quirón de SevillaGtres

El torero Juliám López, más conocido como "El Juli" fue cogido por un toro en la Plaza de toros de la Maestranza. Lo que al principio parecia que iba a ser una cogida, pero sin mucha gravedad y que solo tendría heridas superficiales, ha resultado que ha sido para más.

El diestro ha resultado herido en los primeros compases de la faena de muleta al primer toro de la corrida que se celebró ayer, viernes 19 de abril por la tarde en la Plaza de Toros de la Maestranza en Sevilla.
Julián a raiz de el accidente ha perdido tres dientes y tuvo que ser operado de urgencia. Disponemos del parte médico en el que detalla que tiene una herida de hasta de toro en la parte inferior e interior de la pierna derecha de considerable profundidad. El pronóstico es catalogado de grave, por lo que no podrá seguir con el ruedo.
El parte médico está firmado por el doctor Octavio Mulet Zaya, responsable de su operación en la Plaza de la Maestranza:"Herida por asta de toro en cara interna 1/3 inferior pierna derecha con trayectoria ascendente de 15 cm afectando músculo vasto interno y alcanzando paquete vascular femoral, provocando herida de vena femoral. Tras control vascular de vena se realiza venorrafia con control satisfactorio del sangrado, revisión y hemostasia del lecho quirúrgico. Drenajes y cierre de herida. Pronóstico: Grave, que le impide continuar la lidia siendo hospitalizado".
Se pudo ver que "El Juli" salió de la plaza con un besode su mujer, Rosario Domecq. Tras ser operado en la Maestranza, el torero abandonó la plaza para ser transladado en ambulancia al Hospital Sagrado Corazón. En la ambulancia le esperaba su mujer Rosario, la que le agarró de la mano, le dio un beso y no quiso separarse de él en ningun momento.