Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubrimiento arqueológico revolucionario, a golpe de suerte

Un descubrimiento revolucionario, por casualidadAgencia Efe

Giles Hamm, investigador en la Universidad, recorría el sur de Australia en su coche cuando su compañero de viaje quiso hacer una parada para ir al baño. En ese instante, se dio cuenta de que el paisaje que le rodeaba no era un lugar cualquiera.

Los humanos llegaron al árido interior de Australia antes de lo que se pensaba hasta ahora, y con tecnología más avanzada de lo que se creía. Esto es lo que ha descubierto, por casualidad, Giles Hamm, investigador de la Universidad de Melbourne.
El arqueólogo recorría Australia junto a Clifford Coulthard, quien en un momento del trayecto necesitó ir al baño. "La naturaleza llamó y Cliff trepó a esa garganta", cuenta Hamm. Algo llamó, entonces, la atención de Himm: una cueva. De inmediato supo que estaba ante algo importante. El techo ennegrecido le hacía pensar que en ese sitio alguien había hecho fuego. Pero no pudo imaginarse la magnitud de este descubrimiento.
Ese fue el impulso para continuar con la investigación arqueológica. Los rastrillajes tuvieron como resultado el hallazgo de fragmentos de herramientas sofisticadas y 200 restos de huesos de un gigantesco marsupial que vivió en Australia miles de años atrás. 49.000 mil años atrás, según los cálculos.
Fragmentos de herramientas descubiertas en Australia

"Un hombre saliendo del automóvil para ir al baño encabezó el descubrimiento de los lugares más importantes de la prehistoria australiana", añadió el investigador. Nuestros antepasados llegaron a Australia hace 50.000 años, 10.000 años antes de lo que se pensaba hasta ahora.