Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cultura insta a igualar el tiempo de lectura con el de deporte en colegios ante la falta de horas para esta actividad

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, ha adelantado que el nuevo Plan de Fomento de la Lectura que impulsará el ministerio buscará que esta actividad tenga el mismo tiempo que otras en las aulas, como es el caso de los deportes.
"Ponemos empeño en que los chicos hagan deporte, pero hemos perdido el dedicar la misma ocupación a la lectura. Hay que emplear el mismo tiempo para la formación intelectual que para la actividad física", ha señalado durante la presentación del informe 'La lectura en España 2017', elaborado por la Federación Española de Gremios de Editores de España (FGEE).
Benzo ha explicado que esta propuesta formará parte del Plan de Fomento a la Lectura --incluido dentro del Plan 20/20, que pretende detallar ampliamente con una comparecencia en el Congreso--. Dentro de las líneas generales de este plan, se buscará que sea "integral", contando con el sector educativo, el editorial o las Comunidades Autónomas, entre otras.
"No sé si podremos poner en marcha todas las medidas en un año o en lo que dura la legislatura, pero hay que buscar la complicidad y cooperación de todos. Ni unos ni otros podemos sentarnos y esperar a que arreglen las cosas y, solo desde la suma cómplice y no el enfrentamiento, conseguiremos aumentar el número de lectores", ha señalado Benzo.
El presidente de FGEE, Daniel Fernández, ha insistido en esta idea tras lamentar el abandono de la lectura en el colegio. "Es verdad que aquí se habla de la higiene o del deporte como una cosa de orgullo nacional, cuando la lectura no forma parte del sistema educativo", ha afirmado.
Según resalta el informe de Lectura en España, ni la LOMCE "ha marcado una diferencia trascedental" respecto a la anterior legislación para aumentar los niveles lectores, ni los planes autónomicos de lectura han logrado su objetivo, al ofrecer un "panorama disperso e irregular".
LA BRECHA LECTORA
Otros puntos de este plan anunciado girarán en torno a promover una "lectura lúdica" y a "reaprender a leer desde la legalidad y el respeto a los autores". A pesar de que el informe presentado habla de un incremento de lectores en los últimos 15 años y de un porcentaje del 47% de lectores 'frecuentes' (al menos una vez por semana), los datos contrastan con el hecho de que casi el 40% de los españoles reconocen no abrir "jamás" un libro.
"La desigualdad lectora está aumentando en España", ha alertado Fernández, para quien, debido a la irrupción de las nuevas tecnologías, existe "una lectura débil y otra fuerte". En cualquier caso, el lector tipo habitual es el de una mujer, de 30 a 55 años, con formación universitaria y que vive en grandes ciudades. "Por contra, las personas de mayor edad y en zonas rurales son las que menos leen", ha aclarado el director ejecutivo de FGEE, Antonio María Ávila.
Uno de los datos que lamenta el gremio de editores es el del cierre de hasta un 20% de librerías desde el inicio de la crisis (si bien también han abierta nuevas). La cifra más reciente señala que el número de librerías se redujo de las 4.336 de 2913 a las 3.650 de 2014. Como anécdota, indica que solo hay 159 librerías que vendan más de 600.000 euros anuales y, de éstas, solo 29 que vendan más de 1,5 millones de euros.
8,4 MILLONES MENOS DE PRÉSTAMOS EN BIBLIOTECAS
El informe sitúa en un total de 6.717 las bibliotecas en toda España, con más de 25.000 empleados y unos gastos corrientes de 953 millones de euros. Aunque este número ha descendido poco en términos relativos, se reducen los horarios de apertura y se produce un envejecimiento de las colecciones.
Además, el gasto en adquisiciones baja de 1,50 euros a 56 céntimos por habitante del 2009 a 2014, repercutiendo en el descenso de los préstamos (8,3 millones de préstamos menos en 2014 que en 2010), a pesar del incrementó del número de habitantes inscritos en las bibliotecas que pasa del 28,72% al 34,49%, algo que también ocurre con el número de visitas por habitante y año.
"Este es el paisaje después de la batalla y, si no ha habido un retroceso en los niveles de lectura, sí al menos un estancamiento. Es un tremendo fracaso como país y compromete nuestro futuro, necesitamos corregir rápidamente el rumbo", ha concluido Fernández.