Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cultura cesa a la directora del ICAA, Lorena González Olivares

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha cesado a la actual directora del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Lorena González Olivares, según han confirmado a Europa Press fuentes del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo.
Según han explicado estas mismas fuentes, este cese se debe a la llegada de un nuevo equipo a la Secretaría de Estado de Cultura. González Olivares asumió el cargo como directora del ICAA en julio de 2014 en sustitución de Susana de la Sierra, quien dimitió por "motivos personales".
La hasta ahora directora del instituto de cine está licenciada en Geografía e Historia e Historia del Arte y es miembro del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado desde 1997.
Entre junio de 2001 y marzo de 2004 fue jefa del área de planificación del Ministerio de Administraciones Públicas. Posteriormente y hasta julio de 2007, fue jefa del Gabinete Secretario de Estado para la Administración Pública. Después, durante siete meses pasó a formar parte del Gabinete de la Subsecretaria del Ministerio de Sanidad y Política Social.
Entre enero de 2008 y enero de 2012 fue subdirectora de Recursos Humanos y Gestión Económica y Patrimonial de la Comisión Nacional de la Competencia, puesto que dejó para entrar en la Secretaría General del mismo organismo. Por último, y antes de entrar a formar parte del ICAA, González Olivares estuvo en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas durante cinco meses.
Además, en 2010 participó en el libro 'La reforma de la Administración General del Estado' (Lid Editorial), junto a Jordi Sevilla y otros autores, una publicación en la que se encargó de la redacción del capítulo cuatro.