Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina Fernández Cubas (Premio Nacional Narrativa): "La imaginación puede salvarnos"

Celebra que 'La habitación de Nona' es el primer libro de cuentos que se lleva el galardón
La escritora catalana Cristina Fernández Cubas ha compartido el Premio Nacional de Narrativa, fallado este miércoles, con todos los escritores de cuentos, y ha roto una lanza a favor de la fantasía y el misterio: "La imaginación puede salvarnos".
En rueda de prensa tras el anuncio del galardón por 'La habitación de Nona' (Tusquets), la escritora y el editor Juan Cerezo han celebrado que es la primera vez que un libro de cuentos se lleva este premio, siendo el de los cuentos un género "poco valorado" tradicionalmente.
"Leyendo un libro la imaginación del otro te puede salvar y curar, imagínate la tuya", ha subrayado la escritora, preguntada por las posibilidades de la fantasía.
"Me interesa lo que no se ve, los agujeros negros que pueda tener la realidad, y siempre ha sido así, con la obsesión de no repetirme. Creo que no me he repetido jamás, porque hay tanto que investigar y tantos mundos en los que meter la nariz", ha exclamado.
Fernández Cubas (Arenys de Mar, 1945) ha reivindicado el cuento dirigido a un "lector colaborador", al que ella ve cómplice del un relato con el que adentra al lector en paisajes llenos de misterio y fantasía.
Con 'La habitación de Nona', Fernández Cubas rompió ocho años de silencio y alumbró un "libro muy especial" --ha dicho-- con el que revisitó la infancia, la madurez y la soledad y que conectó con su primer libro 'Mi hermana Elba' -obligatorio en Bachillerato desde hace dos años--.
Ha hablado del "sorpresón tremendo" y la alegría que le ha provocado la llamada para anunciarle el premio, del que no sabía ni que era candidata ni que se fallaba estos días.
En sus libros, la verosimilitud es "absolutamente necesaria" para contar cosas aparentemente extrañas, ha remarcado Fernández Cubas que en sus historias trata de convertirse en arquitecta, relojera, antropóloga y muchas otras profesiones potenciales.
Para su editor, Cristina Fernández Cubas -que en 1980 entregó su primer borrador a Beatriz de Moura-- ya empieza a ser tratada como una escritora clásica en vida por su "trayectoria ejemplar".
La escritora, discípula de Edgar Allan Poe, ha admitido sentirse un verso suelto en cuanto a tipo de escritura, y ha bromeado: "Me siento muy acompañada, pero yendo a la mía".
LECTORA DE CUENTOS DE "AMPLIO ESPECTRO"
Se ha definido como una "lectora de cuentos de amplio espectro" con grandes contadores de historias como José María Merino, Flavia Company, Mercedes Abad, David Roas, Ignacio Martínez de Pisón y Enrique Vila-Matas -aunque estos dos últimos no solo han cultivado el género del cuento--.
"Me gustan las cosas misteriosas, inquietantes, pero no las de vísceras. Me gusta el terror gustoso en que no se adivina el final, y últimamente adivino mucho el final", ha opinado divertida.