Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejero catalán de Cultura dice que el presupuesto crece pese a la crisis y la "retirada" del Estado

Vila quiere que Cataluña sea la "Dinamarca mediterránea o la Inglaterra del Sur"
El conseller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, ha asegurado que el proyecto de Presupuestos 2017 de su departamento crece pese a ser hijo y heredero de la recesión económica, de una herencia basada en el sobreendeudamiento y de una "sangrante retirada de la participación del Estado", aunque admite que la subida se queda corta.
Al presentar este jueves las cuentas de Cultura en comisión parlamentaria, ha añadido que, con un aumento del 9,3% global y un volumen de 261 millones de euros, este presupuesto representa el 0,8% de las cuentas de la Generalitat, lejos de la situación de los países más avanzados, que dedican el 2% del dinero público a Cultura.
"Tenemos el reto de ser la Dinamarca mediterránea o la Inglaterra del sur", ha explicado Vila en referencia a la comparación soberanista del expresidente de la Generalitat Artur Mas, convencido de que la senda marcada por el incremento de estas cuentas es importante y de que dibuja una buena línea de incremento en los próximos años.
No obstante, ante el sentir de la oposición de falta de dotación en Cultura, Vila ha admitido que el presupuesto se queda corto en su incremento aunque deje atrás años de recortes: "Nos hemos quedado cortos, es cierto. No es lo que necesitamos para las políticas culturales del país".
"¡Qué mal me sabe que se queden cortos!", ha exclamado, antes de comprometerse a trabajar como conseller en persuadir a los miembros del Govern de que hablar de políticas sociales es también hablar de cultura.
DIMENSIÓN SOCIAL
Ha asegurado que la reivindicación principal del mandato es la dimensión social de la cultura, con acciones orientadas a evitar la discriminación social y territorial de los ciudadanos y garantizar el acceso universal a ésta como elemento de cohesión y garantía de la libertad civil y política.
Ha concretado que le gustaría que esta legislatura se recordara por favorecer el hábito de lectura, con la previsión de llevar a cabo un Plan Específico de Bibliotecas dotado con 2,8 millones de euros y con una nueva convocatoria del Sistema de Adquisición Bibliográfica de 2,2 millones de euros para renovar los fondos, entre otros objetivos.
También ha destacado la dotación de ayudas a actividades de las federaciones y asociaciones de la cultura popular; el apoyo especial a equipamientos escénicos y musicales, y la mayor dotación para la enseñanza de catalán.
En cuanto a los grandes equipamientos, ha destacado el aumento del 19% de la transferencia al MNAC para su regeneración, el incremento del 3,6% del presupuesto de la Agència Catalana del Patrimoni Cultural, doblar la dotación a la Biblioteca de Catalunya, y aumentar el 4,1% la aportación al Macba ante la falta de aportación del Estado, "que se echa mucho de menos".
También ha destacado el incremento del 10,5% del presupuesto del Institut Ramon Llull (IRL) para la proyección exterior de la lengua y la cultura, con la "oportunidad magnífica" este año de asistir a grandes ferias internacionales.
La oposición ha pedido unánimemente unos presupuestos mejor dotados, criticando su escasa dotación y crecimiento, y ha criticado además que estas cuentas no son las más sociales.
Las enmiendas a la totalidad han quedado rechazadas en una votación con 10 apoyos --C's, PP, PSC, CatSíQueEsPot-- frente a 11 votos en contra ---JxSí y CUP--.