Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compromís pide declarar 2017 como 'Año de Miguel Hernández' al cumplirse 75 años de su muerte

Compromís ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que insta al Gobierno a declarar 2017 como 'Año de Miguel Hernández', al conmemorarse los 75 años del fallecimiento del poeta alicantino.
Dentro de esta propuesta, Compromís también pide una dotación presupuestaria suficiente para impulsar "al máximo" las actividades conmemorativas de este aniversario y, en particular, aquellas iniciativas organizadas para promover el estudio y la difusión de la vida y la obra de Miguel Hernández.
Desde el partido, destacan que esta conmemoración supone "una oportunidad única" para que la figura universal del poeta sea reconocida en todos los ámbitos posibles.
UN POETA COMPROMETIDO POLÍTICA Y SOCIALMENTE
De familia humilde, Miguel Hernández tuvo que abandonar muy pronto la escuela para ponerse a trabajar pero, aun así, desarrolló su capacidad para la poesía gracias a ser un gran lector de los clásicos. Adscrito a la Generación del 27, destacó por la hondura y autenticidad de sus versos, reflejo de su compromiso social y político.
Su trayectoria como escritor dio comienzo con algunas colaboraciones en la revista de tendencia católica 'El Gallo Crisis', mientras que su primer volumen de versos, 'Perito en lunas' (1934), está formado por 42 octavas reales en las que los objetos cotidianos y humildes son descritos con un hermetismo formal en el que trasluce claramente el magisterio gongorino.
Dos años después, publicó la que fue considerada su obra maestra y de madurez, 'El rayo que no cesa'. Un poemario que tiene como hilo conductor la vida, la muerte y el amor, y que está compuesto mayoritariamente por sonetos.
PLASMÓ SUS VIVENCIAS EN LA GUERRA CIVIL
Durante la guerra civil, Hernández plasmó sus creencias republicanas en 'Viento del pueblo' (1937), que incluyó la 'Canción del esposo soldado', dirigida a su mujer, y otras creaciones famosas, como 'El niño yuntero'. También en este período concibe 'El hombre acecha' (1939), que manifiesta su visión trágica de la contienda y diversos textos dramáticos que se publicaron con el título 'Teatro en la guerra' (1937).
Al término de la guerra, el escritor regresó a ciudad natal, Orihuela, donde fue detenido y condenado a muerte, aunque posteriormente se le conmutó la pena por la de cadena perpetua. Durante su estancia en la cárcel escribió 'Cancionero y romancero de ausencias' (1939-1941), donde hizo uso de formas tradicionales de la poesía popular castellana para expresar en un estilo conciso y sencillo su hondo pesar por la separación de su mujer y sus hijos y la angustia que le producían los efectosdevastadores de la guerra.