Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clara Lago crea su propia fundación para aportar su granito de arena a los más necesitados

Clara Lago aporta su granito de arena e inaugura el Rastrillo Solidario de Intropia que tendrá lugar en la capital madrileña durante los días 3, 4 y 5 de noviembre en el conocido hotel Silken de Avenida de América. El precio de entrada para todos los asistentes es de un euro y los beneficios serán destinados a la Fundación Pequeño Deseo.
La actriz intenta ayudar siempre que puede y por ello ha aprovechado este 'descanso' del que está disfrutando ahora en su carrera profesional para interesarse por aquellas personas que más lo necesitan. Siempre preocupada por los más desfavorecidos, la actriz ha visitado un centro de refugiados en el que ha podido vivir de cerca el horror de aquellas personas que han resultado afectadas por las guerras.
Tocada por su experiencia, Clara comentó que tiene entre manos un nuevo proyecto que consiste en crear su propia Fundación aunque por el momento la actriz no quiso adelantar muchos más detalles sobre su funcionamiento.
CHANCE: Cuéntanos la experiencia del mercadillo.
Clara Lago: Pues está empezando ahora y muy contenta de poder estar aquí y poder seguir colaborando con Intropia que es una marca que le tengo mucho cariño.
CH: Al ser una cara conocida puedes ayudar.
C.L: Claro, es casi un deber, bueno cada uno que haga lo que quiera pero sí, hay un punto de responsabilidad social de los que podemos y tenemos más voz pues aunque sea dar esa difusión que es algo que para asociaciones de este tipo y acciones solidarias del tamaño que sean pueden suponer mucho.
CH: ¿Cómo podemos colaborar?
C.L: Pues yo creo que en realidad cada uno tiene que encontrar su propia manera de colaborar. Creo que la solidaridad obviamente cuando uno tiene de sobra, pues es fantástico poder contribuir económicamente, para el proyecto que sea pero creo que la solidaridad también es como que puede estar en actos más pequeños, en actos que no cuestan dinero ni que tengas que saber nada más, simplemente no tienes que tener formación, solo ser un ser humano y tener empatía y humanidad y querer contribuir a que haya un mundo mejor. Puede ser desde darle los buenos días a tu portero todos los días y regalarle una sonrisa que parece una tontería, pero al final son pequeñas acciones que van moviendo energía bonita y nunca sabes.
CH: ¿Te gusta colaborar?
C.L: Sí, a ver a mí la verdad es que cuando puedo me gusta también implicarme, conocer de primera mano lo que estoy apoyando, hay veces que puedes más, otras veces menos pero bueno, ahora estamos con un proyecto de crear nuestra propia fundación, así que a ver qué tal.
CH: ¿Tú?
C.L: Sí, bueno todavía no quiero hablar demasiado, ya dentro de poco lo sabréis.
CH: ¿Para quiénes sería?
C.L: Pues todavía no puedo decir nada, ya os informaremos en breves.
CH: También te hemos visto en un campo de refugiados.
C.L: Eso ha sido una experiencia muy agridulce porque fue muy bonita por un lado pero realmente ves una realidad tan distinta y sobre todo una realidad de la cual seguimos siendo en gran parte responsables, hay una parte que España podría hacer y no hace y bueno. Es un tema muy complejo y al final es un tema político y geoestratégico y económico y es difícil, pero el estar allí y verlo tan de cerca... verlos a ellos, esa energía que tienen después de 40 años y dices cómo te vas a rendir tú si ellos no se han rendido.
CH: ¿Ha habido lloros?
C.L: Estando allí es como que te llenas mucho de energía y te apetece ayudar todo el rato, pero cuando volví me tiré como una semana y media derrumbada, me entró como un bajón de defensas y de todo que no sabía a qué agarrarme.
CH: ¿Y de ahí a formar esa fundación?
C.L: No, pero eso ya viene de antes.
CH: ¿Ayudar animales, personas?
C.L: La idea es que haya un poco de todo. Me tocan muchas causas y entonces es como que elegir solo una no puedo porque a lo mejor puedes ayudar en varias causas. Hay muchas vertientes con las que yo conecto y no me apetecía decantarme solo por una.
CH: ¿Cómo va todo profesionalmente?
C.L: Ahora mismo tranquilita, he terminado de rodar en Londres, este verano me fui a Los Ángeles y luego me vine, estuve en Londres y ahora estoy así como más de relax y bueno tenemos en diciembre las galas solidarias en Málaga de Quieres ayudar conmigo y nada.
CH: ¿Te gustaría dar el salto al otro lado del charco?
C.L: Bueno claro, es uno de los sueños, es una de las metas, no la única pero sí claro, me encantaría poder trabajar allí en algún momento.
CH: ¿Y dejar España?
C.L: No, eso no. Dejar España, nunca.
CH: Dani otra vez para presentar los Goya.
C.L: Sí, bueno.
CH: ¿Feliz?
C.L: Pues eso se lo tendrás que preguntar a él, pero sí claro, si ha dicho que sí es porque quiere hacerlo.
CH: Pero es un honor.
C.L: Sí, por supuesto. Claro. Yo me moriría, también te lo digo, yo no sería capaz. No me atrevería ni muerta, vamos. Pero para él es la tercer vez y a tope.
CLARA LAGO: "YO AHORA ESTOY MÁS TRANQUILITA PERO NO ME PREOCUPA, ESTÁ GUAY TENER ESTOS MOMENTOS DE DISFRUTE"
CH: Profesionalmente os va fenomenal.
C.L: Bueno yo ahora estoy más tranquilita pero no me preocupa, está guay tener estos momentos de disfrute y de hacer las cosas que no puedes hacer cuando estás al otro lado del mundo trabajando y hacer este tipo de cosas.
CH: ¿Personalmente todo te va bien también?
C.L: Bueno, ya me ves.
CH: ¿Ahora qué estás en una época de descanso te planteas la maternidad?
C.L: No, que va. No es algo que me plante ahora mismo en mi vida.
CH: ¿Pero en un futuro?
C.L: No lo sé. Ahora estoy divinamente, así que no lo sé.
CH: Dedicada a otras causas.
C.L: Sí, esto sí que me parece un momento bonito de aprovechar la parte positiva de lo profesional de que me vaya tan bien profesionalmente me parece importante poder aprovechar esta buena racha para contribuir en la medida que pueda para hacer un mundo un poquito más bonito.