Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Círculo de Bellas Artes recuerda al escritor, pintor y crítico de arte John Berger, fallecido este lunes

El Círculo de Bellas Artes (CBA) ha lamentado la pérdida del escritor, pintor y crítico de arte John Berger fallecido este lunes, 2 de enero de 2017, a los 90 años, en París (Francia).
Berger, uno de los novelistas y ensayistas más originales y relevantes del mundo anglosajón, recibió la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes en 2006. Ese mismo año, el CBA acogió la exposición 'Como crece una pluma', resultado del trabajo conjunto del escritor inglés y la artista Marisa Camino. Además, se publicó un volumen que recoge los poemas escritos por el escritor entre 1955 y 2008, según indica el Círculo de Bellas Artes.
Por otro lado, dentro de su extensa obra, además de la poesía, se encuentran novelas, ensayos, artículos en prensa e incluso guiones de cine y obras de teatro. Entre sus ensayos destaca 'Modos de ver', libro de referencia para toda una generación de historiadores de arte. En 1972 ganó el prestigioso 'Booker Prize' por su novela 'G' y, durante los años ochenta, publicó la famosa trilogía 'De sus fatigas', en la que abordó el cambio social provocado por el tránsito de lo rural a lo urbano.
La juventud de John Peter Berger estuvo marcada por la Segunda Guerra Mundial, en la que participó al lado del ejército británico. Al finalizar la misma, retomó sus estudios de arte y, poco después, empezó a dar clases de dibujo en la misma escuela donde Henry Moore impartía clases de escultura. Berger escribió artículos como crítico de arte en el New Statesman y en el Tribune, bajo la supervisión de George Orwell.
Durante este período, trabó vínculos con el partido comunista británico y, a los treinta años, decidió dedicarse por completo a la escritura en un arrebato de compromiso político ante la inquietante realidad de la Guerra Fría. En 1958 publicó su primera novela, 'Un pintor de nuestro tiempo', que fue duramente criticada, según recuerda el CBA.