Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una biografía retrata el "humanismo" de César Navarro, presidente del Ateneo de Madrid

La escritora y periodista Enriqueta de la Cruz ha publicado una biografía del médico y presidente del Ateneo de Madrid, 'César Navarro. Vida y testimonio de un francmasón. El hombre enamorado de la Libertad' (Silente), de quien ha destacado "su humanismo".
La autora ha explicado a Europa Press que el ensayo --que presenta este jueves en el Ateneu Barcelonès junto al autor-- es también un repaso de la historia contemporánea española desde el Franquismo hasta la actualidad.
Ha definido a Navarro como "personaje especial"; entre otras razones, porque vivió en el exilio desde muy pequeño, contactando con otras culturas; porque su padre fue ayudante del doctor Gregorio Marañón, y porque su vida le ha hecho políglota: a sus 84 años, habla patois, catalán, vasco, francés y filipino --sus antecedentes familiares proceden de este archipiélago, además de su mujer--.
"Todo esto le dio muchísima capacidad para moverse por el mundo", y además en Francia pudo asistir a las clases del filósofo Jean-Paul Sartre cuando desarrollaba su teoría del existencialismo y el humanismo, y conoció al escritor Albert Camus, entre otros.
También quiso conocer directamente el mundo proletario, así que trabajó en unas minas y después se enroló como marino mercante y experimentó los primeros viajes de intercambio con el Caribe; todo, antes de trabajar como psiquiatra y forense en Nueva York junto a grandes profesionales: "Tiene un expediente muy meritorio", ha concluido De la Cruz.
"UNA MANERA DE IR POR EL MUNDO"
"Es un humanista sobre todo", según ella, y además ha resaltado que Navarro trabajó junto al antiguo ministro de Sanidad Ernest Lluch y que tuvo también responsabilidades en cooperación internacional en Guinea.
Su vertiente como masón forma parte del título del libro porque es "una manera de ir por el mundo", que De la Cruz resume en ser liberal, tolerante y cumplir con los principios de igualdad, fraternidad y libertad, y ha añadido que la masonería de Navarro lleva a la práctica los principios de la Ilustración.
Todo eso hace de César Navarro "un conductor idóneo para explicar el pasado de la historia de España y lo que está pasando ahora a consecuencia de esta historia".