Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castellón y Lleida sellan su hermanamiento en el marco de la celebración del 765 aniversario de la capital de La Plana

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Castellón ha acogido este jueves el hermanamiento de la capital de la Plana con la ciudad de Lleida, un acto que se ha enmarcado en la celebración del 765 aniversario de la fundación de Castellón y que ha sido presidido por la alcaldesa, Amparo Marco; el vicealcalde y responsable de Hermanamientos, Enric Nomdedéu, y la teniente de alcalde y responsable de Cultura del Ayuntamiento de Lleida, Montserrat Parra.
A la firma de este acuerdo también ha asistido gran parte de la corporación municipal, autoridades y representantes de la sociedad civil, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.
Enric Nomdedéu ha sido el encargado de realizar un repaso a los vínculos históricos que unen estas dos ciudades y que se remontan al 8 de septiembre de 1251, cuando el Rey Jaime I otorgó a Ximen Pérez de Arenós, a través del documento llamado privilegio de traslado, la autorización para desplazar la villa de Castellón de la montaña a la plana.
El vicealcalde ha explicado que las relaciones de colaboración entre municipios constituyen un elemento "fundamental" para reforzar, favorecer y promover el progreso, "ya que son un estímulo para todos los sectores que forman el tejido civil, social y económico y se deben traducir en un beneficio para todos los ciudadanos".
Por ello, en este acto, Castellón y Lleida se han comprometido a reforzar las relaciones culturales, deportivas, sociales, turísticas y económicas, a través de la organización de encuentros sociales, el fomento del intercambio de experiencias, y el estudio de fórmulas participativas que permitan ejecutar proyectos comunes.
RECORDAR EL PASADO
Por su parte, la concejala de Lleida, Montserrat Parra, ha mostrado su "satisfacción y agradecimiento" por poder compartir un acto "tan significativo" para ambas ciudades, y ha afirmado: "Es nuestra obligación recordar nuestro pasado y cuidar nuestro patrimonio material e inmaterial, porque saber de dónde venimos y a dónde vamos nos da seguridad y confianza para construir nuestro futuro".
Parra ha destacado que Castellón y Lleida son dos capitales con muchos elementos en común, pues "compartimos un rey, una lengua, una cultura y unas tradiciones, pero también compartimos el hecho de ser ciudades modernas y vitales, ciudades universitarias, que apuestan por el progreso, que se preocupan por sus ciudadanos y que creen en un futuro lleno de ilusión y proyectos".
Para finalizar, la edil ha mostrado el deseo del Ayuntamiento de Lleida de repetir, de forma simbólica, este acto de hermanamiento en el Castillo del Rey, el mismo lugar donde Jaime I firmó la orden de traslado de Castellón.
La alcaldesa, Amparo Marco, ha asegurado que 765 años después, Castellón y Lleida "vuelven a encontrarse en el camino". "Tendemos la mano a una ciudad con la que nos une la misma ansia de futuro", pues "somos pueblos con identidades comunes, con coincidencias, con una estructura social similar, con un rango de capitalidad que nos hace ser núcleo administrativo y de servicios para las poblaciones del área metropolitana".
La primera edil ha apuntado que la hermandad que se ha consolidado en este acto "puede y debe fortalecerse en el futuro". "Tenemos la oportunidad de establecer lazos de cooperación y colaborar en proyectos conjuntos en materia social, económica y cultural", ha añadido.