Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa-Museo de Galdós alberga 10.000 documentos que forman el "tesoro" oculto del escritor en Gran Canaria

El epistolario "es particularmente rico en datos biográficos y literarios y sus contemporáneos", afirma la directora del Museo, Victoria Galván
La Casa-Museo Pérez Galdós, ubicada en el centro histórico de Las Palmas de Gran Canaria, conserva más de 9.772 documentos reflejados en cartas, tarjetas, apuntes, manifiestos, letras de crédito, fotografías, dibujos, incluso menús y billetes de sus viajes, que forman parte de un extenso fondo documental sobre Benito Pérez Galdós (1843-1920).
A estos documentos se suman galeradas o pruebas de imprenta corregidas por Galdós y manuscritos de sus novelas, como Miau, Marianela, Nazarín, o Electra, además de obras teatrales, según ha explicado a Europa Press la directora de la Casa Museo Pérez Galdós, Victoria Galván.
En definitiva, se trata de "joyas" propiedad del escritor grancanario solo expuestas en parte al público y que se mantienen conservadas con exquisito mimo en los bajos del inmueble como un "tesoro" abierto a la investigación del escritor grancanario más internacional.
Galván, al frente de esta institución desde 2013, afirma que la sección más importante de Benito Pérez Galdós la constituye el epistolario, particularmente rico en datos biográficos y literarios sobre el escritor y sus contemporáneos.
"Muchas de las cartas ya han sido publicadas por distintos investigadores y en la actualidad tenemos en marcha un proyecto de edición sistemática, en línea, de este corpus documental de gran interés para los estudios galdosianos", sostuvo Galván, para añadir que la editorial Cátedra ha elaborado este año un libro sobre esta correspondencia.
A los fondos no expuestos de la Casa Museo se permite el acceso de manera controlada a los investigadores, "porque se trata de que sea un fondo vivo y que contribuya a profundizar en la vida y obra de Galdós", subrayó Galván.
En la actualidad, el museo, que tiene más de cincuenta años y fue la casa del escritor, alberga en total 33 manuscritos originales y 52 galeradas, así como copias en microfilm de los conservados en la Biblioteca Nacional en Madrid.
Uno de los documentos más valiosos de Galdós, por contra, no está ni en Gran Canaria ni en España. Se trata del manuscrito de Fortunata y Jacinta, en este caso en poder de la Universidad de Harvard. Así, Galván destaca "el gran valor" del inventario, expuesto o no, de las obras y la importancia documental "de primer orden" que alberga la Casa Museo.
UNA VENTANA ABIERTA A LA INVESTIGACIÓN
La Casa-Museo es una ventana abierta a la investigación, a la curiosidad y a la admiración del escritor. "Todos sus documentos siempre han estado al servicio del público porque nuestra misión es ofrecer el servicio de acuerdo con nuestras instalaciones y las colecciones y el legado que custodiamos", comentó Galván.
Al respecto, la directora de al Casa Museo afirmó que el escritor "está más vivo que nunca y hay mucha gente que está investigado. El año pasado se hizo una traducción de Doña Perfecta al japonés, por ejemplo", agregó.
"Siempre hemos estado al servicio de cualquier investigador, de hecho el servicio es contínuo, si bien esto no es tan visible como las actividades que realizamos" --subrayó Galván-- para añadir que "los investigadores piden documentación distinta que se les facilita digitalizada a través de Internet".
"Lo que contabilizó Berkowich prácticamente todo está aquí. Los investigadores hace muchos años que están estudiando a nuestro escritor, el problema es que salga al gran público, que es el handicap que tiene la investigación especializada".
GRAN CANARIA ACOGERÁ EN 2017 EL XI CONGRESO SOBRE EL AUTORA
Asimismo, en junio de 2017 tendrá lugar en la capital grancanaria el XI Congreso Internacional Galdosiano, un encuentro que va reunir especialistas de todo el mundo que van a debatir sobre la actualidad del artista. "Los investigadores están por todo el planeta: asiáticos, africanos, y sobre todo europeos y americanos", subrayó Galván.
Otra prueba de la actividad que genera el escritor es la presentación de las correspondencia entre Galdós y la escritora Emilia Pardo Bazán. Se trata de una edición en firma digital que Bazán envió al grancanario.
"Esas cartas de la relación íntima que tuvieron ambos son también prueba de la amistad literaria que tuvieron por la comunión de sus intereses", apuntó Galván quien afirmó que "en el intercambio epistolar está lo intimo y sentimental pero también juicios literarios".
Asimismo, Galván destacó que hay personas que han vuelto a acercarse a su obra después de muchos años y han comprobado "la actualidad" de escritor, la "atemporalidad" del arte con mayúsculas y de su importancia en diversos campos del saber.
A partir de la relectura de Fortunata y Jacinta en la Casa Museo se realizaron en 2015 una serie de conferencias interdisciplinares con psicólogas, psicoanalistas, que abrieron nuevas perspectivas a una lectura distinta "que enriquece la visión del objeto, en este caso, su obra, para percibirla de otra manera", expuso Galván.
LA BIBLIOTECA PERSONAL DEL ARTISTA, TAMBIÉN EN GRAN CANARIA
A mediados de los años cincuenta, el Cabildo de Gran Canaria, adquirió a María Pérez-Galdós Cobián una parte del legado de su padre. Junto a los muebles y objetos personales, el fondo más importante estaba constituido por la biblioteca y archivo personales.
Al respecto, Chonon Berkowitz, de la Universidad de Wisconsin, publicó en 1951 un catálogo razonado de los libros que Galdós llegó a reunir en sus residencias de Madrid y Santander.
En este estudio, realizado más de una década después de muerto el novelista, Berkowitz contabilizó 3.968 volúmenes, de los que 3.696 se conservan en la Casa-Museo donde se unificó la Biblioteca de Galdós en 1964.
"Estos libros nos permiten conocer sus lecturas preferidas. En muchos de ellos dejó su huella en forma de párrafos subrayados, o anotaciones en los márgenes", resaltó Galván.