Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carme Riera novela las controversias del "excéntrico" archiduque Luis Salvador de Habsburgo

Publica en catalán su Premi BBVA Sant Joan y saldrá en castellano a final de año
La escritora Carme Riera ha presentado este viernes 'Les darreres paraules' (Edicions 62), en que novela la vida del archiduque Luis Salvador de Habsburgo Lorena (1847-1915), primo de la emperatriz Sissi y un "excéntrico" personaje muy vinculado a su Mallorca natal, como ha explicado en rueda de prensa.
La novela saldrá a finales de este año en castellano con Alfaguara, y fue galardonada con el Premi BBVA Sant Joan --dotado con 35.000 euros--.
Bajo una vocación humanista y antropológica, Riera ha definido al archiduque como "un hippy de antes de los hippies", y ha asegurado que llegó sucio a Mallorca --desembarcó en la isla en busca de escarabajos--, y está probado que dormía en el suelo y que solía ir sucio.
Además, a menudo se hacía pasar por un criado, de modo que la imagen que quedó en Austria fue la de un "loco y excéntrico", que además dejó todos sus bienes a los mallorquines, y en realidad en Viena no se ha recuperado su figura, mientras que en Mallorca sí.
En la novela, el archiduque confiesa en un manuscrito encontrado los secretos de sus amores, algunos de ellos trágicos, con puntos de vista personales pero objetivos sobre los acontecimientos que cambiaron el mapa europeo: "Me interesaba mucho saber su contraste y cómo vivía sus contradicciones".
La historia está planteada como unas memorias del archiduque --hijo de Leopoldo II y María Antonieta de Borbón, y primo de Sissi--, dictadas en su lecho de muerte el 30 de septiembre de 1915 a su secretario, y transcurre en estas últimas horas: es una idea nacida a raíz de la documentación preparada por Riera para organizar una exposición sobre el archiduque en el Casal Solleric, ha recordado.
Riera ha relatado que, después de realizar la exposición, una tarde le vino a la cabeza la voz del archiduque: 'Soy mayor. Vuelvo a la infancia y para mí es un referente poderosísimo'.
"UNA PERSONA CERCANA"
"Había vivido toda mi infancia en verano en un lugar que había sido del archiduque en mi casa. Para mí era una personalidad cercana", ha expresado la autora, que convivió noche y día con el personaje mientras preparaba la exposición e incluso conoció a uno de los miembros de su corte.
Sobre su vinculación con la isla, ha celebrado que el archiduque defendía un paisaje duro y arisco, y que sentía verdadero amor por la naturaleza: "No dejaba talar ni un árbol", y ha ironizado con que la masificación y 'balearización' ahora son terribles y los turistas se amontonan haciéndose 'selfies' al atardecer, a los que ha aconsejado en broma que deberían pedir hora.
Riera celebra que gracias al archiduque se ha salvado la costa norte de Mallorca, actualmente Patrimonio de la Humanidad, donde se estableció, y por eso "ahora no está lleno de cemento".
Aunque la novela está documentada, algunos pasajes dan rienda suelta a la recreación, especialmente con Sissi y sobre qué debió sentir cuando se le anunció la muerte de su hijo: "Me inventé una carta. Mientras escribimos nos lo tenemos que pasar bien".
Riera ha explicado que, cuando el archiduque compró Miramar y Sa Pedrissa, una costa más bien escarpada --y que a Josep Pla no le gustaba--, "lo tomaron por loco por querer comprar aquello": antes de que llegara el archiduque, la gente de Mallorca consideraba Sóller como lo más bonito, por su frondoso valle.