Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ramón Buenaventura, Premio Nacional de Traducción: "La mitad de los Premios Nobel son unos ganapanes literarios"

Ramón Buenaventura, Premio Nacional de Traducción 2016 por su trabajo con textos de autores como Anthony Burgess, Scott Fitzgerald, Philip Roth o Jonathan Franzen, entre otros, cree que se da "demasiada importancia" al Premio Nobel y cree que "la mitad" de los ganadores son "una pandilla de ganapanes literarios".
Según ha señalado a Europa Press, se otorga demasiada importancia a este premio que a su juicio "no es un marchamo absoluto de calidad literaria indiscutible". Sin embargo, descarta valorar si el reconocimiento a Bob Dylan es justo, y cree que es una manera de calmar a las voces estadounidenses que reclamaban un galardón después de tanto tiempo, algo que "clama al cielo" teniendo en cuenta "el extraordinario nivel" de las letras americanas.
Buenaventura ha recibido este premio "con alegría" y ha afirmado que aún no sabe qué hará con la dotación económica de este galardón, un total de 20.000 euros que "no son como para invertir en bolsa" y que aún no sabe a qué dedicará.
El jurado ha elegido a Ramón Buenaventura por "ser uno de los grandes de la traducción del inglés y el francés al castellano; con una larga trayectoria que abarca obras clásicas y contemporáneas y autores diversos como Rimbaud, Sylvia Plath, Anthony Burgess, Scott Fitzgerald. Philip Roth y Jonathan Franzen.
Precisamente, Franzen es uno de los autores que más quebraderos de cabeza le ha costado, no tanto por la dificultad, sino por "exigencias absurdas", según ha explicado, que considera que ya han sido explicadas y en las que no quiere ahondar.
En este sentido, y preguntado por el derecho del autor a inmiscuirse en el trabajo del traductor, Buenaventura ha precisado que fue el caso de Franzen, "de una manera totalmente equivocada", pero es algo que no ocurre habitualmente porque "no conocen el idioma al que son traducidos y es difícil intervenir".
Buenaventura cree que la traducción "es una herramienta cultural indispensable y, como tal, no necesita valoración porque no se puede prescindir de ella". En cuando a la compensación económica, cree que "teniendo en cuenta situación crisis permanente en la que vive el mundo editorial, difícilmente se podría pagar más de lo que se paga".
Según explica, hay "cierta explotación" en los casos con "menos capacidad de negociación". No obstante, argumenta que ha estado "en el lado del traductor, del escritor y del editor, y los términos económicos son difíciles de concertar en un mercado tan restringido.
Preguntado por el predominio del inglés en la literatura y en su influencia en los autores españoles, Buenaventura ha indicado que las influencias son una "alta tensión" que recorre todos los ambientes literarios y, "evidentemente", el inglés es la "lengua creativa" y "dominante".