Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brooklyn Beckham, un apasionado de la fotografía

El próximo 4 de marzo, Brooklyn Beckham, el primogénito de David y Victoria Beckham, alcanzará la mayoría de edad, y parece tener claro que la moda y la fotografía serán dos de las facetas en las que se podrá ganar la vida.
La primera llegó por sorpresa a su vida cuando era un adolescente y la segunda parece brotarle de manera espontánea. El joven no se separa de su cámara de fotos, una Leica, con la que no solo se hace selfies en cada espejo con el que se cruza, sino que va retratando lugares insólitos de Londres.
Incluso parece haber colmado la paciencia de su madre, tal y como podemos ver en un divertido vídeo, con sus constantes grabaciones. Mientras la diseñadora parece echarle la bronca, su progenitor se mantiene serio mirando el objetivo de la cámara. Sin embargo, cuando hace zoom para enfocarle más de cerca se puede comprobar una ligera sonrisa cómplice del exfutbolista.
Eso sí, ni una instantánea de la que dicen es su nuevo amor: Sofía Richie. Según la prensa británica, los nuevos tortolitos estarían a punto de hacer oficial la relación después de haber sido pillados en varias ocasiones por los paparazzi. El diario Daily Mail aseguraba que los jóvenes compartieron una divertida y romántica cita en Bloomsbury Bowling Allen. Aunque evitaron entrar y salir juntos de la bolera, no pudieron evitar que los allí presentes fueran testigos de una partida de bolos entre algo más que dos amigos.
Brooklyn lleva soltero desde el pasado mes de septiembre cuando finalizó su romance con la modelo y actriz Chlöe Moretz, el mismo mes en el que terminó la fugaz historia de amor de la chica de 17 años con Justin Bieber. Ambos saben lo que es estar en el ojo del huracán mediático, con lo que medirán muy bien sus pasos para no echar por tierra su bonita 'amistad'.