Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baumgarten "resquebraja" el Palacio de Cristal para denunciar la crisis económica y climática

El artista Lothar Baumgarten estrena la pieza sonora 'El barco se hunde, el hielo se resquebraja' en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro en Madrid, con el objetivo de "establecer una analogía" entre el sonido "atronador" y la crisis económica y climática.
Durante dos horas, esta pieza sonora supone un nuevo paso en la obra del artista alemán, quien pretende denunciar "el derrumbe de las acciones y los activos en los incansables mercados financieros, haciendo referencia a la especulación provocada por el crecimiento económico ilimitado y sus efectos en el dramático cambio climático", según explica el Museo Reina Sofía, organizador de la muestra.
Baumgarten, que durante cuatro décadas ha trabajado con paisajes sonoros, se centra en la fragilidad de la estructura de cristal abovedada de este edificio del siglo XIX para crear una escultura sonora a partir de una serie de grabaciones en audio, realizadas entre 2001 y 2005, del deshielo de las orillas del río Hudson en el norte del Estado de Nueva York.
Gracias a su trabajo de edición y montaje espacial y secuencial, logra generar la ilusión de que lo que se está resquebrajando es la propia bóveda del Palacio de Cristal.
De hecho, el artista incide en el hecho de que el edificio intervenido está estrechamente vinculado con la historia colonial. El Palacio de Cristal fue construido en 1887 con motivo de la Exposición General de las Islas Filipinas, una de las últimas colonias españolas de ultramar.
En la obra de Baumgarten siempre se asoma a los principios de ordenación que determinan la diferencia cultural, siendo uno de los primeros artistas de su generación que tomó conciencia de que la historia del arte occidental "no se puede desligar de la historia del colonialismo".
De hecho, ya en los inicios de su carrera, se interesa por la vida y los modos de organización social y cultural de las comunidades indígenas. Desde la convicción de que había que desmontar los cánones poscoloniales que persisten en el ámbito de la etnografía y la antropología, realiza proyectos como 'Unsettled Objects' (1968-69), donde da cuenta de cómo los sistemas de presentación y clasificación de las colecciones etnográficas se han usado como herramientas para imponer la visión occidental del mundo.