Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Arxiu Nacional de Cataluña incorpora el fondo fotográfico Boix con 1.369 negativos

El Arxiu Nacional de Cataluña ha incorporado el fondo fotográfico Boix, que cuenta 1.369 negativos en blanco y negro en diferentes formatos sobre la Guerra Civil: 706 son de Francesc Boix, conocido como el fotógrafo de Mauthausen, y 663 de su padre, Bartomeu Boix, ha informado la Conselleria de Cultura en un comunicado.
El conseller de Cultura, Santi Vila, ha presidido este miércoles la firma del contrato de donación del fondo al Arxiu Nacional de Catalunya, en un acto que ha contado con el portavoz de la Comissió per la Dignitat, Josep Cruanyes, y el director del archivo, Francesc Balada.
Vila ha destacado que el fondo es un "testimonio magnífico de la experiencia de la guerra en el frente", y ha remarcado la importancia de la figura de Francesc Boix, de quien ha destacado su compromiso social e intensa vida.
El fondo tiene "un gran valor documental" porque reúne una colección de imágenes sobre la vida diaria en el frente del Ebro, vista a través de los ojos de un miembro de la columna Macià-Companys, el soldado-fotógrafo Francesc Boix, que muestra detalles de la vida en las trincheras durante la Guerra Civil.
Estos negativos fueron adquiridos mediante una aportación de mecenazgo desinteresado y anónimo de 47 personas, así como de la editorial Ara Llibres y la revista Sàpiens, y la Comissió de la Dignitat conoció de su existencia gracias a la Associació Fotoconnexió, que ordenó, organizó y describió el fondo, además de trabajar para identificar su autoría.
Francesc Boix (Barcelona, 1920 - París, 1951), que consiguió sustraer 20.000 fotografías del campo de exterminio que fueron clave en los juicios de Nuremberg y Dachau, era hijo de Bartomeu Boix, un sastre del barrio barcelonés de Poble-Sec que tenía un estudio fotográfico que despertó la afición de su hijo.
FOTOGRAFÍAS SOBRE LA GUERRA CIVIL
Sus fotografías corresponden al periodo de la Guerra Civil --aunque también hay alguna instantánea sobre otras temáticas-- y pueden datar entre junio de 1937 y finales de 1938 en el frente de Aragón, con escenas de Teruel, Zaragoza y Huesca, y del frente del Segre, en la zona de Vilanova de Meià, Badaüll, Vilanova de la Barca y otros pueblos donde estuvieron destinadas las unidades de la 30 División del ejército republicano.
El material de Bartomeu Boix contiene vistas de la ciudad de Barcelona y de pueblos de alrededor; playas de Badalona, el Garraf, Caselldefels y Sitges, y de algunos hechos históricos, como las elecciones de 1931 y la visita de Macià a Valldoreix, y de propaganda electoral de comicios entre 1930 y 1936.