Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ariana Grande, devastada tras las explosiones al final de su concierto en el Manchester Arena

Desolada, rota y sin palabras ha quedado Ariana Grande tras las dos explosiones, todavía por confirmar si se trataba de un acto terrorista, que han sucedido en el exterior del Manchester Arena, con capacidad para 21.000 personas, durante su concierto. Al menos 22 personas han fallecido y hay alrededor de 60 más heridas. "Rota. Desde el fondo de mi corazón, lo siento mucho. No tengo palabras", escribió la estrella musical en su cuenta de Twitter. Tanto la actriz como su equipo se encuentran perfectamente, no han sufrido ningún tipo de contratiempo, aunque se sienten devastados por el incidente.
El jefe de la policía, Ian Hopkins, confirmó que la explosión se produjo alrededor de las 10.30 horas muy cerca de la zona de taquillas del recinto. "Actualmente estamos tratando esto como un incidente terrorista hasta que tengamos más información", dijo Hopkins en una conferencia de prensa. "Los heridos están siendo tratados en seis hospitales de Greater Manchester. Mis pensamientos están con todos aquellos que han sido afectados y estamos haciendo todo lo posible para apoyarlos", añadió.
La identidad de las víctimas no ha sido confirmada por las autoridades, aunque las noticias destacan el gran número de fans de la estadoundiense, incluyendo niños, adolescentes y jóvenes.
"Ariana está bien", dijo su representante en una declaración a la revista People. Según varios testigos que han hablado con los medios de comunicación británicos, la explosión fue oída justo cuando Grande terminó su última canción de la noche.
"Todo el mundo estaba riendo y hablando sobre el show antes del tremendo ruido. Entonces todo el mundo comenzó a gritar inmediatamente y empujando a salir", dijo Esme Findlay a la revista People. "Fue muy fuerte y después, los gritos. Nadie sabía si era una bomba o lo que era, pero la gente gritaba 'bomba, bomba' y a partir de ahí, pánico", añadió la testigo. "Fuera, la gente gritaba nombres de personas. Creo que eran personas con quienes habían estado y no pudieron encontrar", añadió la joven de 20 años.
"Todo el mundo estaba buscando a alguien. Vi a algunas chicas llorando y una mujer les preguntaba dónde estaban sus padres. Fue la cosa más espantosa que he visto en mi vida."
La escena cerca de Manchester Arena en la U.K. el lunes por la noche después de lo que la policía describió como un "grave incidente" allí.
Miley Cyrus, amiga y compañera de Grande, fue de las primeras estrellas musicales en reaccionar a la barbarie acaecida en Inglaterra. "Desearía poder dar un gran abrazo a mi amiga Ariana Grande en este momento. ¡Te quiero, te quiero, te quiero, siento que tengas que ser parte de un hecho tan trágico! ¡Mis más sinceras condolencias a todo el mundo por este horrible ataque!", usbyaró la novia de Liam Hemsworth.