Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Arca Santa podrá verse desde el sábado en la Catedral de Oviedo tras una restauración "perfecta"

El Arca Santa podrá volver a verse en la Catedral de Oviedo desde este próximo sábado, día 29 de agosto, según ha confirmado a los medios de comunicación el deán-presidente del Cabildo, Benito Gallego.
La reliquia estará de nuevo expuesta para los visitantes tras más de cuatro meses de trabajos realizados por un equipo multidisciplinar de diez profesionales dirigidos por Paz Navarro, del Instituto de Patrimonio Cultural de España (ICPE), que este miércoles ha calificado como "perfecta" la restauración.
Se trata de la primera llevada a cabo desde que en 1935 la restaurase el orfebre Manuel Gómez Moreno tras la voladura de la Cámara Santa durante la Revolución de Octubre de 1934. La tarea, coordinada por el Instituto de Patrimonio, el Gobierno del Principado y el Cabildo de la Catedral ha logrado que la plata esté "bien protegida y consolidada".
"Es una restauración sólida y estructuralmente va a aguantar", ha asegurado Paz Navarro, explicando que la manipulación de la pieza ha permitido hallar dos monedas datadas en el siglo XII que no se observaron en la restauración de los años 30.
Asimismo, se están analizando las aleaciones en plata y dorados para conocer al detalle sus composiciones, así como las de los nielados que decoran el revestimiento del arca.
El encargo, que ha sido "uno de los más complicados", ha requerido un trabajo "muy meticuloso" ante el alto nivel de degradación de la plata y la necesidad de retirar todas las placas para llegar a la parte original, analizar la estructura de la madera, recuperar el cuarzo e incorporar algunas piezas que se encontraban en el Museo Arqueológico.
En estos tres días que restan para su exposición, los técnicos ultimarán la incorporación de algunos fragmentos y le darán la placa de protección final. La previsión es que el traslado desde el taller se haga en la noche del viernes para que el sábado pueda estar ubicada nuevamente en la Cámara Santa.