Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El disidente chino Ai Weiwei y otros activistas participan en una campaña mundial de AI por los Derechos Humanos

El artista disidente chino Ai Weiwei y activistas por los Derechos Humanos de todo el mundo participarán este sábado en la campaña de Amnistía Internacional (AI) '#PersonasXPersonas' con motivo del 'Día Internacional de los Derechos Humanos', con la que pretenden "denunciar las amenazas, el encarcelamiento injusto, la discriminación o la intimidación que sufren personas con nombre y apellido que se encuentran en riesgo inminente" en varios países.
En Madrid, la iniciativa se traducirá en un acto junto al Museo del Prado (Puerta de Velázquez) en la que la organización internacional expondrá una serie de ilustraciones elaboradas por Ai Weiwei para denunciar casos concretos de persecución, como el de Annie Alfred, víctima de la superstición y la magia en Malawi por ser albina; Máxima Acuña, atacada por defender la tierra y el medio ambiente en Perú; o Eren Kesin, procesada más de 100 veces en Turquía por alzar la voz contra el Gobierno.
Además de la exposición, el acto, que se celebrará a las 11.30 horas, contará con la participación del activista por los derechos de los albinos Charles Fotso para hablar de la persecución a personas con esta variación genética en África y del fotoperiodista egipcio, Ahmed Alí, para denunciar "la falta de libertad de expresión en su país" y exponer el caso del reportero gráfico Mahmoud Abou Zeid, que lleva encarcelado desde 2013, entre otras personas.
Junto con el acto en Madrid y en otras ciudades de todo el mundo, la campaña '#PersonasXPersonas' cuenta con el apoyo de "miles de personas" que suscriben la iniciativa a través de "ciberacciones" o enviando cartas, fax, o firmando para impulsar la defensa de los Derechos Humanos, según explica Amnistía Internacional.