Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Este gesto le cuesta el puesto al ministro de Economía portugués

El Ministro de Economía e Innovación de Portugal, Manuel Pinho, ha tenido que presentar su dimisión, ya aceptada por el jefe de Gobierno, el socialista José Sócrates, tras hacer en el Parlamento un gesto indecoroso hacia el portavoz del Partido Comunista.
Pinho, que ostentaba el cargo desde 2005, simuló unos cuernos con sus manos, gesto que dirigió al portavoz de los comunistas lusos, Bernardino Soares, después de que éste le recriminase su actitud por un problema laboral surgido en las minas de Aljustrel, al sur del país.
Soares, que consideró la acción "poco educada", solicitó la dimisión de Pinho, quien, a pesar de pedir disculpas rápidamente, justificó su reacción al sentirse ofendido por las acusaciones del diputado comunista.
El responsable de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, será el encargado de la cartera del ministro saliente, por lo que acumulará ambas hasta las elecciones legislativas del próximo septiembre.
Los cuernos de la polémica
El primer ministro portugués ha lamentado el comportamiento de Pinho y ha declarado, tras el final del debate del Estado de la Nación, que fue un "gesto fatal". El jefe de Gobierno ha destacado que fue el propio Pinho quien solicitó la dimisión por el incidente en un acto de "generosidad y dignidad".
"Agradezco el hecho de que Manuel Pinho haya comprendido que no tenía que haber realizado este gesto y tengo la certeza de que está arrepentido y lo lamenta", ha añadido. Sócrates también ha tenido palabras de reconocimiento al ministro saliente e indicó que éste "dio lo mejor estos cuatro años al servicio del país, especialmente en relación a las minas de Aljustrel".
La dimisión de Pinho, el sexto cambio de ministros desde que el Partido Socialista consiguiese la mayoría absoluta en 2005, ha marcado el último gran enfrentamiento político entre el Gobierno y la oposición en el Parlamento antes de que se celebren las elecciones legislativas el próximo 27 de septiembre.