Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cubano-americanos podrán visitar a su familia en Cuba cuatas veces quieran

Ya ha comenzado el levantamiento de las restricciones a Cuba previsto por el presidente Barack Obama. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha emitido este viernes nuevas normas que relajan el embargo económico a la isla.
Así, los estadounidenses con "familiares cercanos" en Cuba, como padres, hijos, hermanos, tíos, primos carnales y segundos, podrán visitar la isla tantas veces como quieran y todo el tiempo que deseen. Además, estos cubanos americanos podrán gastar hasta 179 dólares por día y llevar consigo un máximo de 3.000 dólares para entregárselos a su familia.
Envío de remesas
Según la nueva norma, los residentes en Estados Unidos también podrán enviar remesas a la isla sin límite de cantidad o frecuencia, aunque el destinatario nunca podrá ser un miembro del Gobierno o del Partido Comunista.
Para facilitar los cambios, el departamento del Tesoro ha autorizado a los bancos norteamericanos a firmar acuerdos con instituciones financieras cubanas.
Más comunicación
La Casa Blanca también se ha preocupado por la comunicación entre los parientes de ambos países. La nueva norma permite pagar desde Estados Unidos por el servicio de telefonía móvil de un individuo de la isla caribeña. Aunque lo tendrá que hacer a una empresa que no sea cubana. Los cubanos incluso podrán contratar este servicio a empresas norteamericanas.
El Tesoro ha indicado que el cambio en el estatuto pretende respaldar el deseo de los cubanos "de determinar libremente el futuro de su país, promover un mayor contacto entre los familiares en Estados Unidos y Cuba e incrementar el flujo de remesas e información". Cerca de 1,5 millones de estadounidenses que tienen familia en Cuba han estado limitados desde que, en 2004, George W. Bush endureciese el embargo contra Cuba.