Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A por la crisis económica y la deslegitimación de ETA

Ptxi LópezReuters
La unión de las instituciones y agentes sociales para hacer frente a la crisis económica y la búsqueda de un consenso para luchar contra el terrorismo y deslegitimar la violencia de ETA serán los dos grandes retos del Gobierno de Patxi López, que tomará posesión esta semana.
Desde sus primeras intervenciones en campaña electoral, incluso antes, el futuro lehendakari socialista ya anunciaba que una de sus primeras medidas sería llamar a Ajuria Enea a los agentes a una mesa de diálogo social. Patxi López quiere afrontar desde el primer momento una política anticrisis, recurriendo al endeudamiento del Gobierno Vasco, que ahora está sólo en el 0,7 por ciento del Producto Interior Bruto. La intención es llegar a los 3.300 millones de euros de deuda viva, frente a los 490 actuales.
Con esta cantidad pretende sufragar las inversiones públicas en materia de infraestructuras, ayudas a la inversión de las empresas y apoyar a los entes locales en su actuación contra el desempleo. Por ejemplo, se quiere adelantar la ejecución del trazado del tren de alta velocidad. Además, el futuro Gobierno prevé solicitar de forma urgente la transferencia de las políticas activas de empleo, que ya tienen el resto de autonomías, para luchar contra el paro.
Acabar con ETA

El otro eje del inicio de su gestión será la política en defensa de las libertades y contra el terrorismo. Recientemente, Patxi López anunciaba que iba a "dejarse la piel" en la búsqueda de un "compromiso democrático contra el terrorismo con la colaboración de todos" los partidos.
López, en numerosas ocasiones, ha avanzado que reforzará el papel de la Ertzaintza en la lucha contra ETA y que dejará actuar a la Justicia con "respeto", sin intrusiones.
Otros propósitos
El Gobierno socialista quiere que se desarrollen campañas, especialmente en los ámbitos educativos, de la cultura y los medios de comunicación públicos de fomento de los valores democráticos.
En Educación y política lingüística, el Ejecutivo de Vitoria quiere que los padres puedan elegir la lengua en la que reciban las asignaturas sus hijos, potenciando la otra de las dos lenguas oficiales no escogida.
El documento pactado entre PSE y PP como base para la investidura también recoge la reforma de la radio-televisión pública vasca (EITB).