Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un corredor de triatlón, a punto del desmayo, es llevado a la meta por su hermano

Una de las imágenes más destacadas de la historia del triatlón la han dejado los hermanos Brownlee, un momento emocionante que ha tocado la fibra sensible de todos los amantes del deporte. A falta de 300 metros, el líder de la carrera Jonathan Brownlee está a punto de caer desmayado debido a la desidratación y fuertes mareos e, incluso, pide ayuda a uno de los voluntarios de la carrera para poder mantenerse en pie. Justo cuando todo estaba acabado y apunto de abandonar, apareció su hermano para salvarlo y guiarlo hasta la meta de carrera.

Los aplausos retumbaron en el Triatlon de Cozumel de México al ver la historia de dos hermanos. Jonathan y Alistair Brownlee son corredores profesionales y disputaban juntos esta etapa en América, aunque las opciones por el título mundial eran diferentes para ambos. Una etapa que estaba siendo muy igualada hasta que, a falta de unos dos kilómetros para la meta, Jonathan asestó el ataque final, dejando descolgado a su hermano Alistair y Schoeman. El español Mario Mola, por su parte, en el mejor de los escenarios, iba a ser cuarto. El británico comenzó a sacar una ventaja importante respecto a sus adversarios sin pensar que todo ese esfuerzo podría pagarlo muy caro. Un despliegue físico estratégico de los Brownlee para arrebatar el título al mallorquín iba a sorprender a todos con un inesperado desenlace.

A falta de apenas un kilómetro, Jonathan, que iba directo a la victoria, empezó a sufrir una fuerte deshidratación, mareos y era incapaz de mantener la trayectoria de su carrera. Schoeman le adelantó y Alistair alcanzó a su hermano, a punto de caer al suelo, y durante cerca de 300 metros no dudó en ofrecer su hombro y guiar a Jonathan hasta que cruzase la meta, como segundo clasificado en la carrera. Los aficionados no lo podían creer, todos aplaudieron mientras el deportista cayó casi fulminado al suelo, sin poder mover ningún músculo.

Finalmente, el deportista de triatlón ha publicado una imagen en su cuenta oficial de Twitter agradeciendo el apoyo recibido y, sobre todo, el enorme gesto que su hermano hizo por él. En la publicación aparecen dos fotos, una en la que está en la camilla del hospital y otra al premio al segundo puesto de la clasificación general junto al lema "Juntos haciendo historia". Una vida juntos que se simplifica en unos 300 metros de carrera, el amor de un hermano que no duda en dejar todo, e incluso podría haber ganado, por cruzar la meta junto a su familiar y acabar la temporada juntos.