Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos corneados en un peligroso y emocionante segundo encierro de los 'sanfermines'

Encierro rápidoCuatro/CNN+
Un morlaco rezagado, que ha quedado suelto desde Estafeta, ha aumentado el peligro y la emoción del segundo encierro de los 'sanfermines 2010', corrido en tres minutos y medio por los toros de la ganadería gaditana de Cebada Gago, que han provocado dos heridos por asta.

Cumpliendo la fama que se han ganado en los 25 años que llevan viniendo a Pamplona, estos astados han dejado tras de sí numerosos sustos y momentos de tensión al romperse la manada en Estafeta y completar de forma disgregada un recorrido en el que uno de sus hermanos se ha quedado atrás, volviéndose en repetidas ocasiones.
Los toros han abandonado los corrales de Santo Domingo a las 8 en punto, encabezada por los cabestros y, muy compacta, ha recorrido los primeros metros cuesta arriba hasta encontrarse con los mozos, hasta ese momento sin incidentes.
Poco a poco han completado este primer tramo hermanados, aunque ya algo más estirados, y así han llegado a la plaza del Ayuntamiento, que han salvado sin demasiados problemas hasta poco antes de llegar a la curva de Estafeta, donde uno de los corredores ha protagonizado un encontronazo con un animal en el que ha sufrido una cornada.
Un toro rezagado crea el peligro
Aunque ni toros ni mansos han llegado ni siquiera a chocar contra el vallado de esta curva, algo habitual en las carreras, uno de los bravos ha caído en el pavimento y a partir de este momento han seguido su camino de forma muy fragmentada, lo que ha permitido a los mozos acercarse a las astas.
Con tres toros con los cabestros en cabeza, el grupo ha continuado por esta calle, donde un cárdeno de nombre "Cabrero" se ha quedado definitivamente descolgado y ha realizado en solitario el resto de la carrera.
Tremendamente despistado, este toro parecía no encontrar el rumbo y se ha parado en repetidas ocasiones, girando sobre sus pasos e incluso arremetiendo contra el vallado, pero los dobladores han sabido con sus capotes llevarlo junto al resto de la manada.