Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un corneado en el encierro más veloz de los "sanfermines 2010"

Los toros de la ganadería salmantina de El Pilar han protagonizado el séptimo encierro de los 'sanfermines', que, con dos minutos y 14 segundos de duración, ha sido el más corto de estas fiestas, aunque no por ello ha estado exento de peligro y emoción.
Con una menor afluencia de corredores y espectadores que en días anteriores, en este penúltimo encierro, el segundo de esta ganadería en Pamplona, se ha registrado un herido por asta, además de numerosas caídas y trompicones debidas a la velocidad de los astados, sobre todo de uno colorado, al que se ha sumado poco después otro negro.
Repetidas caídas de los mozos
Como cada día, la manada ha partido a las 8.00 horas de los corralillos de Santo Domingo agrupada y encabezada por los cabestros y de esta forma ha recorrido este tramo, sin causar mayores problemas, aunque ya comenzaban las primeras caídas de mozos.
Al llegar al Ayuntamiento, el toro colorado ha tomado la cabeza y en solitario ha pasado por la curva de la Estafeta, en la que, al chocar aunque ligeramente contra el vallado, ha perdido velocidad y se ha unido por un momento al resto de sus hermanos.
Pero inmediatamente después este mismo toro colorado y otro negro han vuelto a tomar la delantera y los dos juntos han enfilado a gran velocidad esta calle, donde se han registrado bonitas carreras por parte de los mozos, que también han sufrido repetidas caídas y trompicones.
El instante de mayor peligro
A mitad de esta calle ha tenido lugar un momento de especial peligro cuando uno de los corredores ha quedado atrapado entre las astas del colorado, de las que ha podido librarse sin llegar ni siquiera a caerse.
Las situaciones de peligro han sido constantes en Estafeta, donde, en sus metros finales, el toro colorado ha resbalado y el negro ha seguido solo su camino, entrando de esta forma en Telefónica y siguiendo hasta la plaza.
Antes de acceder al coso, ha habido un conato de montón en el callejón, en el que también ha caído el toro que abría el grupo, que ha quedado tendido en la arena durante algunos segundos.
Mientras estaba echado han pasado cuatro de sus hermanos con los cabestros y el sexto, unos metros por detrás, uniéndose entonces a ellos y entrando en chiqueros sin más problemas.
El parte médico
Un corredor ha resultado corneado en el séptimo encierro, en el que otras dos personas han tenido que ser trasladadas a centros hospitalarios con diversas heridas de carácter leve.
Según han informado los servicios asistenciales, hasta el antiguo Hospital de Navarra ha sido conducido desde el tramo de Mercaderes un joven madrileño de 27 años que ha sufrido una cornada en el brazo derecho. "En una primera exploración parece que no ha habido afectación vascular", según la citada fuente que ha apuntado que su pronóstico parece leve.
Hasta ese centro ha sido trasladado desde el tramo de Estafeta un corredor, también de Madrid, de 36 años que sufría una policontusión leve y al antiguo Hospital Virgen del Camino, desde la cuesta de Santo Domingo, un joven de 18 años de Sangüesa con una contusión dorsolumbar.