Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los controladores aéreos votan si irán a la huelga este martes

La nueva norma establece el límite mensual de actividad operacional en 200 horas con descanso mínimo de 184 horas distribuidas en al menos tres periodos de descanso. Al año, la jornada se mantiene en 1.670 horas, más las 80 extraordinarias que permite el Estatuto de los Trabajadores.
Daniel Zamit, portavoz del sindicato mayoritario USCA, que agrupa al 95 por ciento de los 2.400 controladores con licencia que AENA tiene en su plantilla, asegura que la irrupción de manera "unilateral" de esta nueva medida, que califica de "muy dura y salvaje" por parte del departamento que dirige José Blanco, muestra que "no existe ninguna voluntad de negociar" para solucionar el conflicto.
"Queremos realizar una llamada a la opinión pública para que entienda en qué condiciones estamos prestando el servicio", ha afirmado Zamit, quien considera que es la alternativa que les queda en vista de que las negociaciones son "una pantomima" y el Ministerio de Fomento "impone las cosas por la fuerza para regular aspectos que forman parte de la negociación colectiva".
Zamit ha asegurado que ya hay más de 200 controladores que han pedido la rescisión de su contrato por entender que estas condiciones son "abusivas". "Yo mismo me veré obligado a renunciar a mi puesto de trabajo porque no me considero capacitado para separar aviones con seguridad trabajando siete días a la semana y 28 días al mes, con tantas horas de actividad y con tan pocos descansos", ha lamentado.
Denuncian desventajas respecto al modelo inglés
USCA denuncia que para establecer los nuevos turnos y descansos, que se han modificado en dos ocasiones a raíz de la aplicación de la nueva ley, AENA no ha realizado los estudios previos de seguridad e incidencia laboral como obliga la normativa internacional.
Zamit ha afirmado que el nuevo decreto "no tiene parangón" en Europa, ya que pese a ser una copia del modelo británico, la formación y las imaginarias no se computan como horas de trabajo como sí ocurre en la norma británica y los turnos se establecen con 10 días de antelación frente al mes del modelo inglés.
Además, la reducción de los tiempos de descanso en el modelo británico se fija con la aprobación previa del colectivo y por "motivos extraordinarios" lo que en este caso "decide la empresa sin ninguna cortapisa".
Zamit ha recordado que en Reino Unido son "muchísimos más controladores" con lo que no llegan al máximo de horas establecidas, mientras que en España "continuamente se están sobrepasando".
Bajas por "la aplicación abusiva" de la nueva ley
Con respecto a las polémicas bajas, USCA, que ha negado una vez más que los controladores hayan realizado huelgas encubiertas, ha justificado las bajas registradas en los últimos meses por "la aplicación abusiva" de la nueva ley de tránsito aéreo aprobada en febrero.
El sindicato critica que AENA se niegue a proporcionarles el informe detallado sobre las inspecciones realizadas por la Seguridad Social en torno a las bajas médicas registradas por los controladores tal y como han solicitado formalmente.
Servicion mínimos en caso de huelga

Así las cosas, los controladores votarán este martes a lo largo de todo el día si ir o no a la huelga, cuyos resultados podrían conocerse a última hora, tras el recuento en los distintos centros de control. No obstante, será la junta directiva de USCA la que tome la decisión. El sindicato cree que de convocarse, Fomento establecerá unos servicios mínimos cercanos al 100 por ciento, como ya ocurriera durante la huelga de los funcionarios el pasado mes de junio que no afectó al tránsito aéreo.
Precisamente el domingo, el ministro de Fomento, José Blanco, afirmó que en caso de que el colectivo convoque una huelga se establecerán los servicios mínimos que garanticen el funcionamiento de los aeropuertos y pidió a los controladores que aclaren la causa de la posible convocatoria.