Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los controladores retan a Blanco a investigar las causas de las bajas médicas

¿Habrá seguridad sin controladores?Cuatro
Zamit ha contestado así a la decisión del ministro de trasladar a la Fiscalía las demoras en los aeropuertos españoles registradas este fin de semana ante las bajas de controladores, para que se investigue una situación que, a su juicio, responde a "consignas".
Asimismo, el titular de Fomento ha detallado que la inspección de la Seguridad Social ya está investigando la situación del centro de control de Barcelona, donde en este domingo no ha trabajado "el 50 por ciento de las personas que lo tenían que hacer".
En opinión del portavoz de los controladores, la investigación podría ser necesaria para determinar la causa de las bajas laborales. "El ministro que investigue, pero que investigue hasta el final", ha señalado, precisando que quizás el aumento de bajas obedezca a "modificar unilateralmente las condiciones de trabajo" reduciendo descansos y sometiendo al personal a "castigos".
Según Zamit, el Real Decreto y la nueva Ley es el motivo principal de las bajas. A su juicio, puede ser que una investigación a fondo llegue a la conclusión de que la ley debe ser modificada, ya que según el portavoz, en Europa ya se ha informado de que la nueva ley "no es buena" teniendo en cuenta que se trata de un trabajo "muy técnico y de tanta responsabilidad.
"La salud de la gente se va quebrantando"
En su opinión "no es casual" que cinco meses después del Real Decreto se haya producido un incremento de las bajas, ya que se han reducido los descansos al 25% de la jornada, se trabajan más horas efectivas y entra menos gente en servicio pasando "más aviones por sus manos".
"Esto va quebrantando la salud de la gente", ha lamentado Zamit, quien además ha asegurado que las bajas registradas el pasado fin de semana en Barcelona-El Prat eran conocidas con antelación por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). "De las 28 personas que faltaron, 19 son bajas de larga duración".
El 36,7% de la plantilla falta a trabajar
La falta de 39 controladores aéreos del Centro de Control de Tráfico Aéreo de Gavà (Barcelona) durante la jornada de este lunes está provocando retrasos de entre 20 y 30 minutos de media en los vuelos de esta tarde, que se suman a los retrasos de entre 30 y 60 minutos de la mañana.
Según ha informado la administradora aeroportuaria Aena, esta tarde han faltado al trabajo 21 controladores, que se suman a los 18 de esta mañana, lo que supone el 36,7% de la plantilla prevista para hoy en el centro de control.
Además, Aena ha señalado que 16 de las 39 bajas de hoy se han comunicado esta mañana, lo que ha dificultado la organización de relevos para cubrir a los controladores que no han acudido al trabajo.
Si bien Aena ha explicado que la situación actual hace difícil estimar el número exacto de vuelos afectados por los retrasos, esta mañana manifestó que de las 900 operaciones programadas durante el día en El Prat se registraron una docena de retrasos, con una afectación especial en un vuelo de Vueling entre Barcelona y Viena que salió dos horas más tarde de lo previsto.
Por otra parte, Aena ha denunciado que los controladores "mantienen la misma estrategia de bajas deliberadas iniciada el fin de semana", cuando el absentismo llegó al 46% el domingo, con 28 controladores que no se presentaron a trabajar
Afecta a Valencia y Alicante
Por último, Aena lamenta que se estén produciendo estos hechos en estos momentos, porque "perjudican sobre todo al pasajero, al sector turístico y a las compañías aéreas cuando estamos en temporada alta".
En la jornada del domingo se produjeron retrasos importantes en aeropuertos como Barcelona, Valencia o Alicante como consecuencia de que 28 de los 61 controladores que deberían haber trabajado en El Prat no lo hicieron, alegando baja médica.