Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los controladores aéreos y AENA ponen sello al acuerdo, que garantiza "la paz laboral"

El acuerdo, que llega tras seis meses de conflicto, se tiene que someter ahora a la ratificación de los órganos de AENA y USCA. Tras escenificar el acuerdo con un apretón de manos en una rueda de prensa conjunta, Lema dejó claro que el acuerdo, que calificó de "satisfactorio para ambas partes", "garantiza la prestación del servicio y la paz laboral", de forma que los ciudadanos podrán estar tranquilos, ya que sus vacaciones "no se verán alteradas".
La posibilidad de una huelga también ha sido descartada por los controladores. "La huelga que se desconvocó en agosto tampoco se va a convocar en septiembre", afirmó Cela, ya que el acuerdo firmado hoy "sirve para evitar este escenario".
Tanto el presidente de AENA como el de USCA -sindicato que aglutina al 95 por ciento de los controladores de la entidad pública- se han felicitado por abrir un "periodo de normalidad operacional y de entendimiento mutuo" que esperan que pueda facilitar la firma definitiva del convenio colectivo "antes de que finalice el año".
Tras recordar que el salario "nunca ha sido un caballo de batalla" para los controladores, Cela ha dado su visto bueno a una jornada laboral de 1.670 horas anuales con 200.000 euros de sueldo de medio, estableciendo cuatro categorías de centros de trabajo (1.200 horas, 1.300 horas, 1.400 horas y 1.500 horas).
A esas 1.670 horas se podrían sumar de "carácter voluntario" 80 horas extras al año como máximo. En el caso de que sea necesario realizar más horas, los límites quedarán garantizados por el procedimiento acordado entre ambas partes.