Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo de los hogares españoles vuelve a crecer dos años después

El consumo de los hogares españoles volvió a crecer en el cuarto trimestre de 2009, al avanzar el 0,3 por ciento sobre el tercero, según los datos de Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirman que en ese periodo el PIB todavía retrocedía el 0,1 por ciento.
El gasto de las familias no crecía desde hacía dos años, desde el cuarto trimestre de 2007, según los datos del INE, que muestran una mejora generalizada en todos los componentes del PIB, con menores caídas y con otros crecimientos como el de la inversión en bienes de equipo, que mejoró el 3,1 por ciento.
En cualquier caso, el retroceso interanual de la economía fue del 3,1 por ciento, nueve décimas por debajo del registrado en el tercer trimestre, gracias a una contribución menos negativa de la demanda nacional, que pasó a ser de 5,3 puntos, frente a los 2,2 puntos de aportación positiva del sector exterior.
Estadística también confirmó que el retroceso del conjunto del año fue del 3,6 por ciento, el mayor en cuatro décadas.
El PIB retrocede
La economía española no abandonó la recesión y se contrajo un 3,1 por ciento en tasa interanual en el cuarto trimestre de 2009 y un 0,1 por ciento en tasa intertrimestral, mejorando los registros del tercer trimestre (-4 por ciento y -0,3 por ciento, respectivamente) gracias a un comportamiento menos negativo del consumo y la inversión, según los datos publicados por el INE, que precisó que en el conjunto del año pasado el PIB se contrajo un 3,6 por ciento.
La moderación en la contracción del PIB español en el cuarto trimestre fue resultado de la menor contribución negativa de la demanda nacional, que pasó de -6,6 puntos a -5,3 puntos, frente a la reducción en cuatro décimas de la aportación positiva de la demanda externa al crecimiento, que pasó de 2,6 puntos a 2,2 puntos.