Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las conmociones cerebrales pueden acelerar la enfermedad de Alzheimer en pacientes con antecedentes familiares

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (Estados Unidos) han observado que las conmociones cerebrales pueden acelerar la aparición de la enfermedad de Alzheimer en aquellas personas con antecedentes genéticos para desarrollar este trastorno neurodegenerativo.
El hallazgo, publicado en la revista 'Brain', pueden resultar prometedores para detectar la influencia de los traumatismos craneoencefálicos en la neurodegeneración.
Las lesiones cerebrales son uno de los factores de riesgo ambientales más fuertes para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer de inicio tardío, pero no estaba claro si un traumatismo cerebral leve o una contusión podía aumentar también dicho riesgo.
Para comprobarlo, los autores estudiaron los casos de 160 veteranos de guerra de Irak y Afganistán, entre los que había algunos que habían sufrido más de una conmoción cerebral y otros no. Mediante el uso de resonancias magnéticas midieron el espesor de su corteza cerebral en siete regiones que son las primeras en mostrar atrofia en la enfermedad de Alzheimer.
"Hemos encontrado que tener una conmoción se asoció con un menor espesor cortical en las regiones cerebrales que son las primeras en verse afectadas", ha explicado Jasmeet Hayes, que ha liderado la investigación, lo que "unido a factores genéticos podría favorecer una disminución de la memoria en algunos sujetos".
Hayes y su equipo destacan la importancia de haber detectado estas anomalías cerebrales en un grupo relativamente joven, con una edad media de 32 años de edad, lo que puede resultar prometedor "para detectar la influencia de la conmoción cerebral en la neurodegeneración precoz".