Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El autor confeso de la muerte de Marta cambia su declaración para culpar al menor

El juez instructor del caso de la desaparición de Marta del Castillo continúa intentando esclarecer lo acontecido el pasado 24 de enero, cuando desapareció la menor. Para ello, y ante las continúas contradicciones de los supuestos implicados en la muerte de Marta, el juez ha realizado dos careos entre tres de los cuatro acusados.
El primer careo, que ha tenido lugar entre Miguel C.D y el menor implicado en la causa Javier G.M., ha levantado aún más dudas sobre el caso, dado que el autor confeso de la muerte de Marta ha cambiado su declaración inicial para asegurar que fue el menor quien la mató. Miguel C.D no ha explicado como sucedió, mientras que Javier G.M ha negado toda implicación en el caso, como ya hiciera en su última declaración ante el juez.
El segundo careo, entre el menor y Samuel B.P., supuestamente la tercera persona que participó en el traslado del cuerpo de Marta hasta un puente sobre el Guadalquivir, no ha arrojado más luz sobre las investigaciones. Ambos se han ratificado en sus versiones alegando que no estuvieron en el piso de la calle León XIII de Sevilla en el que presuntamente ocurrió el crimen.
El cuerpo de Marta podría estar en un basurero
En su declaración, Miguel C.D. ha asegurado que el cuerpo de Marta fue arrojado a un contenedor de basura cercano a su casa, y no al río, como había mantenido hasta ahora. Aunque este viraje no convence demasiado a los investigadores, el magistrado ha suspendido la búsqueda del cadáver de la chica en el Guadalquivir.
El padre de la joven desaparecida ha afirmado que "no" confía en la veracidad de estas últimas confesiones ya que las distintas declaraciones han dejado claro que los acusados "mienten en todo" y modifican sus versiones "cuando quieren".