Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comunidad internacional habla de un "día histórico" para Oriente Próximo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado este viernes que Egipto "no volverá a ser igual" tras la dimisión de su presidente durante 30 años, Hosni Mubarak, pero ha recordado que sólo es el principio de la transición hacia la democracia y no el final.
"Hay algunos momentos de nuestras vidas en los que tenemos el privilegio de ser testigo de la historia", ha dicho Obama, en una esperada comparecencia en la Casa Blanca, horas después de que se confirmase la salida de Mubarak.
Para Obama, el presidente Mubarak ha respondido con su dimisión al deseo de "cambio" de su pueblo". "Pero no es el final de la transición. Es el principio", ha advertido el mandatario, quien ha augurado "días difíciles" en los que quedan "muchas preguntas por resolver". "Confío en que el pueblo de Egipto pueda encontrar las respuestas y hacerlo de forma pacífica, constructiva, y en el espíritu de unidad que ha definido las últimas semanas", ha añadido.
El dirigente norteamericano ha apuntado que los ciudadanos egipcios han dejado claro que no aceptarán otra cosa más que una "genuina democracia" y ha apelado a que en esta transición estén sobre la mesa "todas las voces".
España saluda la revolución pacífica
Mientras, el Gobierno español ha calificado de "histórico" que el pueblo egipcio haya tomado las riendas de su propio destino y cree que la dimisión del presidente egipcio, Hosni Mubarak, "facilitará una transición más rápida hacia la democracia", ha afirmado este viernes la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperacion, Trinidad Jiménez.
Ha subrayado la necesidad de que este nuevo proceso "incorpore a los distintos actores del país" y ha señalado que España está dispuesta a "acompañar" a Egipto en esta "nueva etapa que tanta esperanza ha despertado".
La jefa de la diplomacia española ha valorado de esta forma la dimisión de Mubarak en una breve comparecencia ante los medios de comunicación en el Palacio de Viana.
Merkel: "Un día de gran alegría"
La canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado que la renuncia del presidente egipcio, Hosni Mubarak, supone "un cambio histórico" y que es "un día de gran alegría", al tiempo que ha subrayado que la salida del que ha sido durante 30 años presidente del país árabe no debe afectar al tratado de paz con Israel.
"Hoy es un día de gran alegría", ha afirmado la canciller. "Somos todos testigos de un cambio histórico. Comparto la alegría del pueblo de Egipto, con millones de personas en las calles", ha añadido.
La Eurocámara celebra el día "histórico"
Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, ha celebrado el "histórico" día que vive Egipto y el cambio "pacífico, duradero y democrático" que empieza el país con la salida del poder de su líder, Hosni Mubarak, al tiempo que ha pedido al Ejército que mantenga su papel "constructivo" en el "proceso de democratización".
"Hoy se ha escuchado la voz del pueblo egipcio. Ha prevalecido la responsabilidad política y la decisión tomada por el presidente Mubarak debería facilitar la transición democrática sin más violencia", ha declarado Buzek en un comunicado.
"Victoria de la revolución" para Hamás
Hamás ha considerado que la dimisión del presidente egipcio es el principio de la "victoria de la revolución" y ha confiado en que las nuevas autoridades levanten el bloqueo sobre la Franja de Gaza, donde numerosos palestinos han celebrado con fuegos artificiales y disparos al aire los sucesos en el país vecino.
"La renuncia del presidente egipcio Hosni Mubarak es el principio de la victoria de la revolución egipcia", ha opinado el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri
Israel espera que se respete el acuerdo de paz
El Gobierno israelí ha confiado en que la renuncia del presidente egipcio, Hosni Mubarak, no cambie las buenas relaciones que ha mantenido con Egipto, según ha asegurado un alto cargo del Ejecutivo israelí.
"Es demasiado pronto para pronosticar cómo cambiará las cosas" la renuncia de Mubarak, ha afirmado. "Esperamos que el cambio a una democracia en Egipto se realice sin violencia y que el acuerdo de paz se mantenga", ha añadido la fuente gubernamental israelí.