Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comunidad internacional dará a Haití 5.300 millones de dólares en dos años y 9.900 a largo plazo

La comunidad internacional dará a Haití 5.300 millones de dólares en dos años y 9.900 a largo plazo. De esa cantidad global, casi 1.700 millones de dólares procederán de la Unión Europea y 1.150 de Estados Unidos, según anuncia la alta representante de la UE para Política Exterior, Catherine Ashton, y la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, respectivamente. Canadá aportará 400 millones de dólares y Brasil 172 millones. De la Vega ha confirmado en la conferencia que la contribución española será de 346 millones de euros hasta 2013, cifra que está incluida en la contribución anunciada por la UE.
Para asegurar la eficacia y transparencia de la ayuda, se creará un comité de supervisión que revisará todos los proyectos los próximos 18 meses. El comité lo presidirá el presidente de Haití, René Préval, y será paritario entre la ONU y el Gobierno haitiano, empezando por el primer ministro de Haití, Jean-Max Bellerive y el enviado especial de la ONU para el país, Bill Clinton, que también ha asistido a la conferencia. "Tenemos que demostrar que la comunidad internacional puede alcanzar un nuevo nivel de impacto y eficacia", ha resumido la jefa de la diplomacia estadounidense.
España también colaborará
De la Vega ha confirmado en la conferencia que la contribución española será de 346 millones de euros hasta 2013, cifra que está incluida en la contribución anunciada por la UE. Según De la Vega, el caso de Haití "puede marcar un antes y un después en la política global de cooperación internacional" porque la conferencia ha estado precedida de un trabajo de diagnóstico de gobiernos, instituciones internacionales y sociedad civil.
Así, ha avisado de que aunque "el reto es importante", la dificultad "es una excusa que el futuro nunca acepta. "Control, transparencia y coordinación, con todos estos parámetros podemos avanzar con mucha mayor eficacia, en un nuevo modelo cooperación internacional", ha añadido.
Para la vicepresidenta De la Vega, las cifras de hoy no son "frías" porque hablan de la solidaridad del planeta entero. "Haití no está solo", dijo Préval. Eso sí, todos recalcaron que esta es una oportunidad no sólo para remediar los daños del terremoto, sino para lograr un desarrollo real del que ya era el país más pobre de América antes del terremoto.
En cuanto a la contribución española, De la Vega ha precisado que 121,5 millones se ejecutarán en 2010, 75 millones en 2011, otros 75 en 2012 y los últimos 74,5 en 2013. Buena parte de la cifra asignada a 2010, 91,5 millones de euros, corresponderá a proyectos a cargo del Fondo de Agua y Saneamiento, creado por España en 2007 y que ya tiene experiencia en el país.
Agua, saneamiento, educación, habitabilidad básica, sostenibilidad medioambiental, seguridad alimentaria, agricultura y producción serán los objetivos básicos de la ayuda española porque, según dijo, así lo ha indicado el propio Gobierno haitiano. España ha destinado ya 70 millones de euros de ayuda de emergencia a Haití tras el terremoto y, además, tiene asignados otros 37 millones en el plan de cooperación bilateral. También ha condonado los 27 millones de deuda que el país caribeño tenía con España.
De la Vega visita Haití
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, viajará este jueves desde Nueva York a Haití para visitar varios proyectos de reconstrucción tras el terremoto del pasado 12 de enero que cuentan con apoyo de la cooperación española. El terremoto mató a 220.000 personas y afectó directamente a 1,5 millones, de las cuales 1,3 millones siguen viviendo en refugios provisionales en la capital y otras 500.000 han huido a otras regiones.
De la Vega comenzará su visita precisamente en uno de esos campos de desplazados, el de Mais Gaté, gestionado por Cruz Roja Española. Según datos facilitados por el Gobierno español, Cruz Roja Española está distribuyendo agua potable a 100.000 personas en 27 campos de desplazados donde, además, se dedican a gestionar los residuos y a promover buenas prácticas higiénicas: medidas sencillas como lavarse las manos tras usar las letrinas o separar la comida de la basura son clave para prevenir infecciones.
Además de este campo, la vicepresidenta conocerá la escuela Familia San Vicente de Paúl, donde niños y niñas de entre cuatro y 14 años reciben cada día comidas que les aportan unas 800 calorías, la mitad de las necesidades energéticas de una jornada.