Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La compañía Spanair, un año después del accidente de Barajas

SpanairReuters
Podríamos decir que le accidente del 20 de agosto del año pasado ha marcado un antes y un después en la compañía. Cuando se produjo el siniestro, el accionista mayoritario de Spanair, SAS, llevaba meses intentando vender su filial española, que era deficitaria, e Iberia llegó a estar estudiando seriamente la operación. Finalmente Iberia desestimó adquirir Spanair y SAS. Y cuando se produjo el siniestro, no había encontrado ningún comprador en un sector que en toda Europa estaba en una situación financiera delicada.
La venta se produjo el 30 de enero pasado, cuando la nueva sociedad Iniciatives Empresarials Aeronàutiques (IEASA), participada por instituciones y empresarios catalanes, adquirió al grupo SAS el 80,1 por ciento de Spanair, con destacada presencia en los aeropuertos de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca.
Tras esta compra se nombró presidente a Ferran Soriano y se ha puesto en marcha un plan estratégico que pasa por el traslado de la sede a Barcelona y reforzar El Prat y la nueva terminal T-,1 como centro de operaciones de la compañía. Significativamente, el primer vuelo que salió de la T-1 rumbo a Madrid el pasado 17 de junio estaba operado por Spanair.
Curiosa compra
La compra se llevó a cabo por el precio simbólico de un euro, la compañía escandinava SAS mantiene una participación del 19,9 por ciento en el capital de Spanair y se hace cargo de la deuda anterior de la aerolínea, que a finales de 2008 sumaba 500 millones de euros, y también de las consecuencias legales y económicas del siniestro.
Sin embargo, los nuevos propietarios, que han de asumir una ampliación de capital de 100 millones, de los que quedan 30 millones por desembolsar, han considerado que la marca era uno de los principales activos de la compañía y han optado por mantenerla.
En 2008, la facturación de Spanair ha superado los 1.000 millones de euros, con más de 10 millones de pasajeros transportados, 48 aeronaves y 2.665 empleados a tiempo completo.
Objetivos a corto plazo
Spanair planea reducir este año su flota actual de 63 aviones a 48, apostando por el modelo Airbus, tal y como están haciendo aerolíneas que asumen recorridos de medias distancia, y reduciendo por completo los modelos MD 82/83 y 87.
El objetivo de los nuevos socios es dejar de tener pérdidas a finales del 2010, pero ello dependerá de la evolución de la economía española y de los precios del crudo. En la actualidad, los vuelos regulares representan el 76 por ciento de sus ingresos totales, los 'charter' el 16 por ciento y el transporte de carga el 8 por ciento restante.
Spanair es la segunda aerolínea española, por detrás de Iberia, con una cuota del mercado doméstico del 23 por ciento y una posición muy significativa en los aeropuertos de El Prat, Barajas y Son Sant Joan.