Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los comerciantes de Sol, "contentos" con el fin de la acampada

Los acampados en Sol se van de la plaza madrileña.EFE
El presidente de la Confederación de Comercio Especializado de la Comunidad de Madrid (COCEM), Hilario Alfaro, ha manifestado que se encuentra "contento" por la "vuelta a la normalidad" en la Puerta del Sol.
"Estamos contentos de que vuelva la normalidad. Ahora tenemos que empezar a trabajar, pero debe quedar claro que aquí no hay ni ganadores no perdedores", ha señalado Alfaro, que ha hecho hincapié en que quienes han ganado con el final de la acampada son "Madrid y los madrileños".
El presidente de COCEM ha señalado que no ha habido ningún tipo de respuesta por parte del Ministerio de Interior después de que se reclamaran 30 millones de euros para compensar las pérdidas provocadas durante este mes de protesta.
Tampoco ha habido, según ha explicado, respuesta por parte de la Comunidad de Madrid. No obstante, después de que el consejero de Economía en funciones, Antonio Beteta, hablase de la posibilidad de estudiar una línea de ayudas provisional o permanente, Alfaro ha solicitado al Gobierno regional un "Plan Especial de Promoción de la zona centro".
El legado, un puesto de recogida de propuestas
El principal legado de la acampada de Sol, de la que aún quedan algunas tiendas, es un puesto estable de recogida de propuestas.
Por su parte, la limpieza de la plaza continuaba durante esta mañana, permitiendo a la plaza la recuperación de su estado habitual, tras casi un mes de acampada, que transformó por completo la estética de la Puerta del Sol.
Sin embargo, la retirada de carteles, comenzada desde hace unos días tras conocerse la decisión de abandonar la zona, se ha hecho prácticamente efectiva al cien por cien, desapareciendo casi todos ellos. Las fachadas de los edificios que cercan la plaza amanecían este lunes 'limpias' de carteles reivindicativas