Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"¿Es cierto que pactó usted con Mainar su declaración?" "Eso es falso"

El comandante de la Guardia Civil que ha abierto este martes el turno de declaraciones en el juicio por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, ha asegurado que "es falso" que se pactara el testimonio autoinculpatorio de Santiago Mainar, que, según ha dicho, fue serio y sincero.
Con esta afirmación comenzó, en la Audiencia Provincial de Huesca, la declaración de este mando de la Guardia Civil, quien participó en la investigación del crimen del alcalde y para el que el cambio de versión hecho por el único imputado en este caso fue una "gran sorpresa".
El primero de los agentes de la Guardia Civil en testificar, quien estuvo presente en la declaración autoinculpatoria de Mainar y acompañó a éste a los lugares donde supuestamente había encontrado la escopeta con la que realizó el disparo que acabó con la vida de Grima, y donde posteriormente había escondido la cazadora y el arma, ha asegurado que durante la declaración no encontraron ninguna contradicción y que el acusado había sido plenamente colaborador.
Declaración bastante tranquila
Preguntado por el fiscal si le pareció un testimonio serio y sincero, el agente ha respondido que sí, aunque ha comentado que en algunos momentos se le veía reflexionar, como si tuviese que hacer memoria, mientras que en otros se precipitaba y quería llegar al final muy rápido, por lo que tenían que preguntarle más detalles.
"En absoluto" se le sugerían las respuestas por parte de los agentes, ha enfatizado, en respuesta al abogado de la familia Grima, Enrique Trebolle, al tiempo que ha explicado que se le hacían preguntas abiertas para que fuera poco a poco recordando y, en todo caso, se le pedían matices o detalles sobre ciertos aspectos.
A su juicio, fue una declaración "bastante tranquila" y por ello ha reconocido que él sintió una "gran sorpresa" al enterarse de que Mainar había cambiado su versión y se había declarado inocente.
Aunque la declaración autoinculpatoria de Mainar ha centrado su declaración, también se le ha preguntado por algunos otros detalles, y ha considerado que muchos de ellos sólo podría conocerlos la persona que estuvo allí, ya que no habían trascendido en los medios de comunicación.
Obvió datos importantes
Este es el caso del tamaño de las piedras que puso en la carretera, para que no pudiera pasar el coche con el que Grima regresaba a casa, o de la distancia a la que se realiza el disparo, entre otros.
Además, ha comentado que obvió ciertos datos importantes, lo que en su opinión demuestra que no hacía un seguimiento pormenorizado del caso en los medios de comunicación, tal y como dijo ayer Mainar, para explicar que se inventó la declaración inculpatoria por lo que leía en los medios o le comentaban los periodistas.
Estaba deprimido
Celia Estalrich, viuda del alcalde de Fago, Miguel Grima, ha asegurado que hacía "todo lo posible" para que su marido dejara la alcaldía, ya que estaba muy deprimido como consecuencia de los problemas que tenía con algunos de los vecinos, que vertían críticas de todo tipo e incluso hacían panfletos contra su gestión.
Ha explicado que los problemas con algunos de los vecinos comenzaron cuando él ganó las elecciones y accedió a la alcaldía, ya que se preocupaba "en exceso" por el pueblo.
"Estaba un poco desesperado y cansado, no estaba nada a gusto", ha dicho la viuda, al tiempo que ha reconocido que ella hacía "todo lo posible" para que dejara el cargo de alcalde, al que accedió tras ganar las elecciones de 2003 encabezando la lista del PP.
Sin relación con Mainar
Sobre el funcionamiento del pueblo ha indicado que todas las decisiones se tomaban en una asamblea abierta (Fago no tiene ayuntamiento) en la que Grima explicaba sus ideas, y ha dicho que ciertos vecinos siempre iban a esas reuniones "en plan agresivo" y "no estaban de acuerdo en nada".
Santiago Mainar nunca iba a esas asambleas, pero siempre estaba en contra de todas las decisiones, ha apuntado en respuesta a las preguntas del abogado de la familia de Grima, Enrique Trebolle.
Sobre la relación que tenía con Santiago Mainar, la viuda ha hecho hincapié en que "ninguna", y ha reconocido, a preguntas del abogado del acusado, Marcos García-Montes, que no sospechó de él hasta que fue detenido por la Guardia Civil.