Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La soledad, más peligrosa para la salud que la obesidad, según un estudio

La soledad, más peligrosa para la salud que la obesidad, según un estudiocuatro.com

¿Vives solo? ¿no tienes amigos más allá de tus 200 seguidores en Facebook?. No es bueno para ti. Lo revela un nuevo estudio que sugiere que en los últimos años, las personas cada vez se sienten más solas y aisladas con consecuencias físicas y psicológicas  más alarmantes para la salud, que la obesidad.

La idea de que el aislamiento social puede dañar nuestra salud no es nueva.  Sin embargo, este reciente estudio de la Asociación Nacional de Psicología de EEUU ha encontrado que la consecuencias de la soledad son más importantes de lo que se creía.
Este ha considerado un compendio de investigaciones anteriores sobre el tema que abarca la monitorización de más de 300.000 personas.
Se determinó que aquellas con más relaciones sociales descendían en un 50% su tasa de mortalidad .
Otro de los datos de estudios previos  concluyó que el aislamiento social, incluyendo vivir solo, aumenta el riesgo de una muerte prematura..
Tener un amigo es bueno para la salud, según los médicos
"Hay pruebas sólidas de que el aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura lo que supera la de muchos indicadores de salud", aseguró Julianne Holt-Lunstad, responsable de este estudio.
Otro de los investigadores explicó que "La socialización activa nuestros circuitos de recompensa y es mentalmente gratificante, por lo que la ausencia de estos transmite un estado similar a la falta de sesanción de hambre".
Internet y las redes sociales juegan un papel importante, pero diferente, según las edades de los sujetos estudiados.
Los ancianos han demostrado beneficiarse de una mayor comunicación a través de Internet, pero las personas con tendencia al aislamiento se vuelven más solitarios cuanto más utilizan los medios sociales.
En estos casos, sustituyen el contacto humano con "una adicción a Internet".