Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Según la NASA, el eclipse solar de agosto hará que nos sintamos más ligeros

Según la NASA, el eclipse solar de agosto hará que nos sintamos más ligerosNASA

El esperado eclipse solar que se producirá el próximo agosto, y que será visible en Estados Unidos, provocará también que el resto del globo se sienta más liviano. Además, la corteza terrestre desarrollará pequeños relieves de unos 40 milímetros.

Según explica la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés), ha explicado algunos efectos notorios que se producirán cuando se produzca el eclipse solar que será visible en EEE.UU., y parte de México y Canadá.
Gracias a la ley de gravitación de Newton, se puede calcular la fuerza del Sol, la Luna y la Tierra, para más tarde agregar estas fuerzas con sus direcciones correctas, con lo que se obtiene una fuerza gravitacional de 783.634 newtons. Éste es el cálculo que ha llevado a cabo la NASA, y mediante el cual ha determinado que durante el eclipse, una persona que pese 80 kilos, se sentirá de promedio cerca de medio kilo más ligero.
Los científicos de la Agencia destacan además que las fuerzas gravitatorias de la Luna y el Sol causarán una marea en la parte sólida de la Tierra, lo que significa que la corteza del planeta aumentará unos 40 milímetros en un área de unos 1.000 kilómetros, es decir que el 21 de agosto estaremos 40 milímetros más cerca del Sol.
El que ya es conocido como ‘el gran eclipse solar americano’, tendrá lugar el próximo 21 de agosto y atravesará 12 estados de Estados Unidos durante una hora y media, mientras que en Canadá y México se lo podrá ver de forma parcial. 
El último eclipse total de Sol que pudieron disfrutar los americanos de forma directa se produjo en 1979, por lo que ahora, 38 años después, esperan con gran entusiasmo el fenómeno. La NASA transmitirá lo en directo y en algunos parques nacionales se celebrarán múltiples actividades, así como en bibliotecas, estadios y museos.