Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cerebro prefiere sus propias imágenes inventadas a las reales

El cerebro prefiere sus propias imágenes inventadas a las realescuatro.com

¿Nos engaña nuestro cerebro? Es lo que parece afirmar una investigación realizada por la Universidad de Osnabrück en Alemania que explica que el cerebro humano prioriza la percepción de imágenes inventadas antes que las reales. Eso genera que confiemos en una “visión falsa” de la realidad frente a otra más real.

El estudio, publicado por eLife, además sugiere que no deberíamos confiar tanto en la evidencia de la realidad percibida a través de nuestros sentidos porque nuestro cerebro ‘autocompleta’ los puntos ciegos.
El punto ciego es causado por un parche en la parte posterior de cada ojo donde no hay células sensibles a la luz. Normalmente no percibimos cuáles son nuestros puntos ciegos ya que nuestros ojos pueden completar entre ambos el espectro que tenemos enfrente. Cuando la visión se oscurece en un ojo, el cerebro completa lo que está en el área no registrada asumiendo que todo lo que está en las regiones alrededor de ese lugar continúa hacia el interior, señala rpp.pe.
Teniendo esto en cuenta, los investigadores pidieron a 100 personas que miraran un cuadro con un círculo con rayas verticales, que contenía un pequeño parche de rayas horizontales. El círculo se colocó de manera que con un ojo oscurecido, el parche de rayas horizontales cayó dentro del punto ciego del otro ojo. Como resultado, el círculo parecía no tener parche y las franjas verticales eran continuas.
Junto a este primer círculo, había otro círculo de rayas verticales sin parche de rayas horizontales en el centro. Se pidió a los participantes del estudio que eligieran qué círculo les parecía más probable que tuviera rayas continuas. La mayoría eligió el círculo que tenía el parche el 65% de las veces, sugiriendo que el cerebro confía más en la información que él mismo crea que en la que realmente ve.