Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cenizas de Saramago se repartirán entre su aldea natal y Lanzarote

Los restos mortales del Premio Nobel de Literatura José Saramago serán incinerados en Portugal y una parte de sus cenizas se depositarán en su pueblo natal, Azinhaga, y otra parte se enterrará junto a un olivo de su casa de Lanzarote.
El cuerpo sin vida del escritor se trasladará el sábado a Portugal y saldrá previsiblemente de Lanzarote hacia las 10:00 horas. La capilla ardiente de Saramago se abrió a las 17:00 hora insular en la Biblioteca de la Sede de la Fundación José Saramago, en Tías (Lanzarote).
El cadáver del escritor está vestido con un traje oscuro y con gafas, en un ataúd abierto con cuatro velas a su alrededor, en la biblioteca que hace de capilla ardiente, presidida por un cuadro en el que se ve a Saramago con su mujer, Pilar del Río.
La familia del escritor portugués ha recibido las condolencias del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; del de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, y de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández Kirchner.
Luto nacional en Portugal
El primer ministro portugués, José Sócrates, ha convocado esta tarde un consejo de ministros extraordinario con el fin de decretar luto nacional en el país por la muerte del escritor.
Poco antes, Sócrates había expresado ya su pesar por la muerte del Nobel de Literatura. "Recibí la noticia de la muerte de José Saramago con mucho pesar", señaló el primer ministro a los periodistas, considerando su desaparición como "una pérdida para la cultura portuguesa" y expresando sus "condolencias".
Falleció rodeado de su familia
El escritor portugués y Premio Nobel de Literatura José Saramago falleció este viernes en su casa de Lanzarote a los 87 años de edad, a causa de una leucemia crónica, según fuentes de la familia.
La muerte se produjo pasadas las 13.00 horas (hora peninsular), cuando el escritor se encontraba en su residencia canaria, acompañado por su mujer y traductora, Pilar del Río.
José Saramago había pasado una noche tranquila. Tras desayunar con normalidad y haber mantenido una conversación con su esposa, comenzó a sentirse mal y al poco tiempo falleció, han explicado las citadas fuentes.
Una extensa obra
Su primera gran novela fue "Levantado do chão" (1980), un retrato fresco y vívido de las condiciones de vida de los trabajadores de Lavre, en la provincia de Alentejo. Con este libro Saramago consigue encontrar su voz propia, ese estilo inconfundible, límpido y casi poético que lo distingue. En los siguientes años, Saramago publica casi sin descanso: Memorial do convento (1982), donde cuenta las más duras condiciones de vida del pueblo llano en el oscuro mundo medieval, en épocas de guerra, hambre y supersticiones.
En 1984 Saramago publica "O ano da morte de Ricardo Reis" y en 1986 "A jangada de pedra" (La balsa de piedra), donde cuenta qué sucedería si la península ibérica se desprendiera del continente europeo. Ese año (cuando tenía 63 años) conoce a su actual esposa, la periodista española Pilar del Río, nacida en Sevilla en 1950, quien finalmente se convierte en su traductora oficial en castellano.
La novela "El Evangelio según Jesucristo" (1991) lo catapulta a la fama a causa de una polémica sin precedentes en Portugal (que se considera una república laica), cuando el gobierno veta su presentación al Premio Literario Europeo de ese año, alegando que "ofende a los católicos".
Como acto de protesta, Saramago abandona Portugal y se instala en la isla de Lanzarote (Canarias). En 1995 publica una de sus novelas más conocidas, "Ensayo sobre la ceguera" novela que fue llevada al cine en el 2008 bajo la dirección de Fernando Meirelles. En 1997 publica su novela "Todos los nombres", que gozó también de gran reconocimiento.
En 1998 gana el premio Nobel de literatura, convirtiéndose en el primer escritor de lengua portuguesa en ganar este premio.