Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La celebración de la Champions deriva en incidentes

Barcelona, Cataluña y España se echó a la calle para celebrar la victoria del Barça en la Liga de Campeones. Pero la fiesta derivó una vez más en altercados con enfrentamientos en los aficionados y la Policía.
La celebración congregó a unas 100.000 personas de varias edades en el centro de Barcelona. Desde las 23.00 horas, los seguidores se concentraron en la Plaza de Cataluña, donde se instaló un escenario desde donde varios medios de comunicación prepararon actividades para amenizar la fiesta, informar a los congregados de la victoria y retransmitir en directo diversas entrevistas a los protagonistas de la jornada.
El ambiente fue festivo hasta pasadas la 1.30 horas, media hora antes de que cerrara el Metro y los Ferrocarriles de la Generalitat, que permanecieron abiertos hasta las 2.00 horas.
Más de un centenar de detenidos
Poco después un grupo de unas cien personas se situaron ante la línea policial, situada en la calle Pelayo con la plaza de Cataluña y lanzó objetos contundentes contra los policías.
Según los Mossos, los lanzamientos se intensificaron mientras el servicio de megafonía policial alertaba a los seguidores que se separaran del grupo de violentos y avisaba a los agresivos de que desistieran de su actitud. Algunos de ellos atravesaron motocicletas y contenedores en algunas calles cercanas y los Mossos empezaron a desalojar la zona lanzando pelotas de goma.
Los Mossos d'Esquadra, en colaboración con la Guardia Urbana, detuvieron a 119 personas en La Ramblade Canaletes, durante la celebración de la victoria del F.C. Barcelona sobre el Manchester United en la final de la Champions League.
Además, se suman otros 15 detenidos en el resto de Cataluña, según ha informado la Policía autonómica.
A la mayoría de detenidos se les imputan delitos de desórdenes públicos, daños y atentado a la autoridad. Dos de ellos están relacionados con robos con violencia o intimidación. Los Mossos detuvieron a 70 personas y la Guardia Urbana a 49. Cuatro de ellos son menores.
Trasladados al hospital
El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) atendió a 153 congregados, de los que 23 fueron trasladados a varios centros hospitalarios. Al menos 50 de los contusionados padecieron lesiones y golpes antes de la actuación policial, a raíz de los lanzamientos de los alborotadores.
Un total de 85 Mossos también requirieron asistencia médica. Dos de ellos fueron trasladados al hospital con heridas graves en la cabeza y en las manos, y cuatro agentes de la Guardia Urbana también fueron atendidos por el SEM.
Incidentes en el resto de Cataluña
Hubo daños a vehículos y mobiliario urbano en Martorell, Vilanova i la Geltrú y Sant Boi de Llobregat.
En Granollers hubo seis detenciones, una de ellas a un menor de edad, por la rotura de mobiliario urbano, daños a vehículos y ruptura de tiendas. En Badalona se registraron incidentes por la quema de contenedores y en Sabadell por daños a vehículos. En Igualada, detuvieron a dos personas por la quema de contenedores
En Girona hubo cuatro detenciones por los desperfectos producidos en el mobiliario, y en Sant Feliu de Guíxols detuvieron a una persona por atentado a la autoridad. En Valls (Tarragona), la explosión de un petardo produjo un incendio forestal de 600 metros cuadrados, mientras que en Lleida detuvieron a dos personas a raíz de unas peleas
Fallece un seguidor
Un seguidor del Barcelona falleció por una parada cardiorrespiratoria mientras seguía el partido que enfrentaba a su equipo con el Manchester United en la final de la Liga de Campeones, en el local de una peña de Martorell (Barcelona).
Con la muerte de esta persona ya son dos los fallecidos tras un partido del Barça esta temporada, después de que el pasado día 13 de mayo otro seguidor de Girona cayera al río Onyar desde una altura de cinco metros cuando celebraba la victoria del equipo de Josep Guardiola en la Copa del Rey.