Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un cazador sobrevive al ataque de un oso al meterle el brazo en la garganta

Chase Chellwo, el cazador que se libró del ataque de un osoGREAT FALLS TRIBUNE

Chase Dellwo, un joven cazador de 26 años de Montana, pudo librarse de ser devorado por un oso al meterle la mano en la garganta, una ténica que aprendió de un reportaje en el que enseñaban como reaccionar al ataque de un osezno.

Según cuenta Great Falls Tribune, Dellwo estaba cazando por las Montañas Rocosas cuando divisó a un oso grizzly- una especie de oso pardo- de casi dos metros. Aunque retrocedió con sigilo, el oso fue hacia él y le mordió en la cabeza. Aunque el cazador logró que dejase de hacerlo, el animal volvió a atacarle, mordiéndole esta vez una pierna. En los pocos segundos que tuvo para reaccionar, pero en aquel momento se le encendió la bombilla. "Recordé un artículo que mi abuela me dio hace mucho tiempo que decía que los animales grandes tienen malos reflejos maxilofaciales. Así que metí mi brazo derecho en su garganta" le contaba Dellwo al medio estadounidense.
Aunque esto funcionó y el oso se marchó, Dellwo quedó desorientado y herido de gravedad - "mis ojos sangraban", cuenta el cazador- pero empezó a caminar hasta encontrar a su hermano, con el que había ido a cazar, y ambos condujeron durante veinte minutos hasta llegar al hospital, donde el servicio estaba esperando a Chase.