Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro años de cárcel para un mosso por estafar a más de 40 chinos "sin papeles"

Coche patrulla de los Mosso d'Esquadracuatro.com
La Audiencia de Barcelona ha condenado a cuatro años de prisión a Gaietà Martínez, un Mosso d'Esquadra que estafó a más de 40 inmigrantes chinos, a los que prometía conseguirles el permiso de residencia a cambio de 3.000 euros por persona, cuando estaba de excedencia del cuerpo, en 2007.
En la sentencia, condena al mosso por un delito continuado de estafa, por el que también se le impone una multa de 1.800 euros y el pago de 103.500 euros de indemnización a las víctimas de la estafa. Además, el tribunal ha ordenado remitir el fallo al Departamento de Interior para que adopte las decisiones que crea oportunas en relación con el condenado, que ha regresado al cuerpo tras disfrutar de una excedencia para montar una tienda de relojes.
Según cree probado el tribunal, el procesado aprovechó para cometer su estafa los contactos que había hecho con inmigrantes chinos durante su labor como sargento en la comisaría de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), población en la que esa comunidad es muy numerosa. Utilizó como intermediaria a otra joven china que también se convirtió en víctima de la estafa.
Permiso de residencia y trabajo
De esta manera, el agente consiguió, a través de una intermediaria, un anticipo de 103.500 euros con la promesa de conseguir el permiso de residencia y trabajo a una cuarentena de ciudadanos chinos "sin papeles".
Una vez conseguido el dinero, el agente policial se marchó prometiendo a la joven volver con los permisos de trabajo, pero nunca regresó. Días después, le envió varios mensajes a su teléfono móvil advirtiéndole de que no debía denunciar el caso porque la compra de documentación constituye delito.